¡La vergüenza del país!

tdp

Estimado, o no, jefe de prensa del Real Madrid:

Hay canciones que nacen con la vocación de ser absurdas. Quizá el compositor ha dormido mal, tiene un empacho de callos a la madrileña o ha mezclado los Mentos con Coca-Cola en su estómago. Lo cierto es que en este mundo tan surrealista a veces hay temas musicales que dejarían a Dalí con la boca abierta. Una de estas canciones es el famoso Aserejé. Atento a la letra:

Aserejé ja de je

de jebe tu de jebere

seibiunouva majavi

an de bugui an de güididípi.

Aserejé ja de je

de jebe tu de jebere

seibiunouva majavi

an de bugui an de güididípi .

Aserejé ja de je

de jebe tu de jebere

seibiunouva majavi

an de bugui an de güididípi.

Efectivamente, no se trata de ningún mensaje en clave, ni tan solo de alguien que se ha quedado dormido escribiendo un tuit. Es la letra de una canción. Sorprendente, ¿no es cierto?

Pero de todas las letras de canciones raritas, una de las más extravagantes es el himno del Real Madrid. Quizá a ti te emocione pero, desde la perspectiva de un imparcial culer como yo (guiño de ojo) suena un tanto… ¿cómo lo diría? ¿Anacrónica?

Los domingos por la tarde,

caminando a Chamartín,

las mocitas madrileñas,

las mocitas madrileñas

van alegres y risueñas

porque hoy juega su Madrid.

Precioso. Precioso y emotivo.

Pero de todos los párrafos que forman el himno, hay uno que me llama especialmente la atención:

Enemigo en la contienda,

cuando pierde da la mano

sin envidias ni rencores,

como bueno y fiel hermano.

Y modesto, sólo ha faltado decir que es un club modesto. Al nivel de Cristiano Ronaldo, para ser más exactos.

Pero no nos desviemos del tema. Lo que te propongo es que el club cambie el himno para que sea más adecuado a su actitud en estos tiempos absurdos que nos ha tocado vivir. Sería más fiel a la realidad una estrofa como la que propongo:

Enemigo en la contienda,

me hablas en castellano

sin rechistar, ni quejarte,

como bueno y fiel polaco.

¿Te gusta? Ya, ya… es un poco fuerte, ¿no? Cambiemos de estrategia. Te propongo la versión apócrifa que cantábamos de pequeños en el patio del colegio:

¡Hala Madrid! ¡Hala Madrid! ¡El equipo del gobierno! ¡La vergüenza del país!

Àlex

Em pots seguir al Twitter @blogsocietat i també al Facebook

Anuncis