El no periodismo

puig

Estimado, o no, redactor de El Confidencial:

Quiero felicitarte por inaugurar un nuevo género periodístico: el no periodismo. Básicamente consiste en evitar todo aquello que se aprende en una facultad de periodismo. El primer ejercicio es olvidar las famosas 6 W (what, who, where, when, why y how). Una vez que no existe el qué, puedes colocar el quién para justificar de alguna manera la no noticia, pero el resto carece de importancia.

Voy a practicar un poco: “un grupo de objetos volantes no identificados no ha aterrizado en la calle Génova de Madrid aunque, a raíz de los casi ocho millones de votos obtenidos por el PP, pueda parecer lo contrario”. Después, coges algún fotograma de “La guerra de los mundos” y ya tienes la no noticia. Maravilloso. ¿Para qué estudiar periodismo pudiendo practicar el no periodismo?

También el no periodismo es una manera de adelantarte a la realidad o, mejor dicho, dictar a las autoridades lo que deben hacer. Por ejemplo, un titular podría ser: “hoy no se espera la dimisión de Jorge Fernández Díaz”. Toma, ahí queda eso. Y si el aludido lo lee, quizá coja la indirecta.

El no periodismo debería extenderse a otras secciones del diario. Yo empezaría por las necrológicas: “No roguéis todavía por el alma de Pepito de los Palotes, fundador de Conservas Palotes, que no falleció el pasado sábado a la edad de 90 años. E.P.D.P.N.T (En paz descanse pero no todavía).”

En fin, resulta altamente satisfactorio que los medios de comunicación españoles innoven en una profesión tan digna como la periodística. Para los amantes de la ficción la invención del no periodismo es una muy buena noticia.

Pues nada, reitero mi enhorabuena con un chiste de regalo:

chiste-nik-el-periodismo-q-le-gusta-a-los-k

Àlex

Em pots seguir al Twitter @blogsocietat i també al Facebook