El simpático pregonero de la Mercè

javierp

CoRYl0lUsAUm9-q

Estimado, o no, Javier:

Yo era una de esas personas que llevaban camiseta amarilla. Y siento decirte que no formo parte de tu imaginario descalificador integrado por clichés impropios de un escritor con supuestos méritos para dar un pregón en Barcelona. Ni soy un hombre fondón con barretina, ni un joven con las patillas largas, ni una niña comiendo patatas fritas, ni acudí a esa manifestación como si llevara la sombrilla a la playa. Tampoco sentí que formara parte de la fundación de Uvezquistán. Lo siento si te he decepcionado. La realidad se empeña en desmentir a los demagogos y autoelegidos graciosillos pagados por la caverna.

Después de haber escrito semejante artículo o haber defendido a Marina Pibernat, excandidata de ICV-EUiA por la ciudad de Girona, que se permitió el lujo de hablar de “derechona catalufa” y de calificar de “asqueroso nacionalismo” a una parte muy importante de la sociedad catalana, en mi muy modesta opinión no mereces ni dar un pregón en la casa de bolas de un parque infantil.

La “Mercè” es una fiesta integradora que pretende unir a todas las ideologías y a todos los estratos sociales en un acto de celebración pacífico y colectivo. Dar el pregón es un privilegio al alcance de muy pocos. Y alguien que ha utilizado semejantes adjetivos, con la idea de descalificar al 47,7% de los electores catalanes (que es la cifra de favorables a la independencia en la última encuesta del CEO) no debería leer ni la etiqueta de un champú, porque se autodescartó para empatizar con ese sector de la población (que no es pequeño, precisamente).

Por eso, si Ada Colau parece empeñada en meterse en problemas que no deberían serlo, si continúa con esa tendencia de no llevar la alcaldía con más discreción, si uno tiene la impresión de que la paz social entre los múltiples intereses de la ciudadanía que representa no forma parte de su programa, lo mejor es cambiar de pregonero. Yo propongo a Bob Esponja. Es simpático, llamativo, la alcaldesa logrará la resonancia mediática que parece perseguir y, lo que es más importante, la famosa esponja de Fondo de Bikini no se habrá cachondeado de los independentistas en un periódico de tirada nacional para uso y disfrute del nacionalismo castizo. Por eso, Javier, canta conmigo:

¿Quien vive en la piña

debajo del mar?

¡¡¡Bob esponja!!!

Su cuerpo amarillo

absorbe sin más.

¡¡¡Bob esponja!!!

El mejor amigo que

puedas tener.

¡¡¡Bob esponja!!!

Àlex

Em pots seguir a

logotw  Twitter @blogsocietat 

Unknown Facebook