Mariano lo ha vuelto a hacer

rajoy

Estimado, o no, Mariano:

Te escribo para agradecerte la enorme labor que estás haciendo en favor de la oratoria universal. Seguramente, en tu humildad, no eres consciente de los grandes momentos que estás dejando para las posteriores generaciones de estadistas. Por esta razón creo que es bueno que algún humilde bloguero lo haga constar.

En el 2012 la revista TIME elaboró una lista con los diez mejores discursos de la historia, entre los cuales están los de Sócrates, Patrick Henry, Abraham Lincoln, Susan B. Anthony, Winston Churchill, John F. Kennedy, Martin Luther King, Jr. o Ronald Reagan. Como fan absoluto de tu capacidad para improvisar palabras llenas de riqueza, exijo que te incluyan en esa lista en detrimento de Reagan. Al fin y al cabo, fue un mal actor que, además, transformó el mundo en una mala película.

Tenéis detrás una gran nación, España, llena de españoles”. ¡Sensacional! Ya sé que te ha faltado decir “llena de bares, de Mercadonas, de rotondas, de estaciones de AVE vacías, de imputados, de famosetes de mediopelo y de chiringuitos de playa” pero, como inicio de discurso en plan “I have a dream” no está mal. Y es que lo importante de un discurso no es lo que se diga, sino cómo se diga. Por ejemplo, tú te vas a una pescadería y gritas con voz patriótica: ¡Tenéis detrás una gran pescadería, Manolita, llena de pescados! y eres el puto amo del mercado. O te vas a un sex shop y, delante de los responsables elevas la voz para decir: ¡Tenéis detrás una gran tienda de juguetes sexuales, Sexo sentido, llena de dildos! y te aseguro que apareces en forocoches durante un año seguido.

Los buenos discursos son así, admiten la posibilidad de adaptarse a todo tipo de situaciones. La prueba son los discursos de Navidad del rey. Coge uno de su padre de 1999, cambia cuatro o cinco frases y le sirve hasta a Guti en la inauguración de una discoteca. “¡En estas fechas tan señaladas es un motivo de honda satisfacción la inauguración de esta discoteca con sabor a reggeaton. Ese cuerpo tu ere mi nena y yo soy tu nene ma!”.

 

Àlex

Em pots seguir a

logotw  Twitter @blogsocietat 

Unknown Facebook