Artista performativa #KKdePerro

elena

Estimada, o no, Elena:

Vivir en el siglo XXI es maravilloso para las artistas como tú. Y es que las personas creativas disponéis de herramientas muy potentes para exhibir vuestro talento. YouTube, Instagram, Facebook o Twitter resultan unas plataformas sensacionales para que la gente demuestre sus habilidades en diferentes materias. Solamente en YouTube se pueden ver a artistas performativos de gran proyección haciendo música con la axila, comiéndose un cucharón de canela aún estando a punto de asfixiarse, rompiéndose los dientes después de acciones que ni el especialista más arriesgado de Hollywood se atrevería a hacer… Es cierto que, al final, el visionado de este material audiovisual se convierte en una grotesca mueca a la sensatez y que no te hace albergar mucha esperanza en el hecho de ser la especie más inteligente del planeta pero, qué quieres que te diga, si te puedes echar unas risas, tampoco está mal.

Después de esta pequeña introducción, déjame que te diga que he percibido con cierto agrado que, a pesar de tu juventud, ya has escogido tu vía de comunicación, tu manera de dejar una herencia al mundo tras hallar la manera de explotar la libertad de expresión de la que todos gozamos: recoger mierda de perro. ¡Bravo! He visto a Marina Abramovic a punto de morir asfixiada en medio de una estrella de fuego en su performance Ritmo 5 de 1974 o a Piotr Pavlenski clavar sus testículos en el suelo de la Plaza Roja de Moscú, pero proclamar orgullosa en Twitter que te dedicas a recolectar mierda de perro es magnífico. ¿Piensas hacerlo durante muchos años? ¿Sofisticarás tus perfomances en el futuro? Estoy ansioso por verte actuar. ¿Harás giras? ¿Tienes ya contratados bolos para demostrar tus habilidades higiénicas?

Te felicito. En serio. La gente tiene todo el derecho del mundo a expresarse. ¡Por supuesto! Al final, lo importante es encontrar tu voz, tu estilo, tu mensaje y, sobre todo, tu lenguaje. Y el arte performativo ha dado a grandes genios. Lo que sucede es que la provocación por la provocación… no sé… Supongo que es importante llenar de contenido el discurso. Por ejemplo, si se exhibe una estelada debe ser porque ésta ha logrado tener un contenido simbólico (en este caso, simboliza el deseo de independencia de una parte importante de la población catalana). A partir de ahí, uno puede llenar ese símbolo con las connotaciones que quiera. Porque tan libre es la persona que exhibe un símbolo, como aquella que lo llena con su propio contenido (acierte o no con el significado real). Es decir, para unos la estelada es una bandera de lucha pacífica y para otros es poco menos que el Leviatán. Por este motivo ardo en deseos de saber cuál es tu mensaje al recoger heces (con H) ayudándote de una estelada. ¿Es para lograr el aplauso de los que no soportan el proceso independentista? ¿Es para conseguir un acercamiento emocional al independentismo a fin de convencernos de la maravillosa experiencia de ser español? ¿O es por un placer escatológico inconfesable? Quizá me equivoque pero, el hecho de que hayas fijado este tuit en tu cuenta, me hace sospechar que tu expresión artística obedece a la primera pregunta. Entonces, te felicito doblemente. Cuando te acuestes esta noche, siempre puedes repasar lo que has hecho durante el día y dormir orgullosa por tu logro artístico: recoger mierda.

Àlex

Em pots seguir a

logotw  Twitter @blogsocietat 

Unknown Facebook