El niño catalán que no tiene ni idea de castellano

C's

Estimados, o no, Ciudadanos:

Lo sé, soy consciente de ello, imagino que la misión se antoja un poco complicada, pero os animo a iniciar un proyecto que llenará de argumentos vuestra propuesta y que provocará un cambio radical en el sistema educativo catalán. Mi propuesta es la siguiente: buscad al niño catalán, educado en el sistema educativo catalán, entre 6 y 10 años de edad, que solamente lee, escribe y habla en catalán. Si funciona tan mal la inmersión lingüística; si a pesar de que Catalunya está por encima de la media en comprensión lectora según el informe PISA, no lo veis claro; si año tras año y según el U-Ranking, las tres mejores universidades españolas son catalanas, sólo queda una solución: demostrar empíricamente que los niños catalanes leen, escriben y hablan peor en castellano, que los niños de otras comunidades (o, incluso, que hay niños catalanes que no podrían comunicarse con niños de Salamanca, León o Valladolid). No os pido que busquéis a una población del 10% o el 20% de niños y niñas entre  6 y 10 años. Solamente os pido que busquéis a UN niño catalán, educado en el sistema educativo catalán, entre 6 y 10 años de edad, que únicamente lee, escribe y habla en catalán. ¡UNO SOLO!

Debe ser un niño que se ponga a ver la amplia oferta televisiva en castellano que existe en Catalunya y que no entienda ni papa. Debe protestar por no comprender qué dice Bob Esponja o qué diálogos mantienen Los pingüinos de Madagascar. Y no vale ponerle un discurso de Rajoy porque a él somos muchos los que no le entendemos. Eso sería hacer trampa.

Este niño tampoco debe ser capaz de descifrar el contenido de la oferta en revistas infantiles escritas en castellano (que, por cierto, es bastante más amplia que la oferta de revistas infantiles en catalán. Visitad un quiosco y me lo contáis). Tampoco ha de poder leer los manuales de instrucciones de los juguetes escritos en castellano (que también, por cierto, supera con creces a los escritos en catalán. Según la Plataforma per la Llengua en 2011 sólo el 6% de los juguetes estaban etiquetados en catalán). Por supuesto este niño debe tenerlo muy difícil, aunque la culpa no sea de la oferta. En el 2014 sólo 11 películas extranjeras se doblaron al catalán (en Catalunya cada año se estrenan últimamente más de 150 películas). Por lo tanto, este niño, al no conocer el castellano, apenas puede ir al cine. Tampoco este niño debe ser capaz de relacionarse en castellano con sus cada vez más numerosos amigos de origen familiar foráneo cuya primera lengua que quieren aprender no suele ser el catalán. Cierto, también, es que su integración en la escuela les permite aprender catalán lo que, a su vez, facilita la integración de sus padres en el día a día de su vida en Catalunya. Pero, eso, no suele aparecer en vuestros discursos. Qué raro.

En resumen, este niño debe vivir en una especie de burbuja lingüística en la que el conocimiento del castellano se le haya negado, tal como parecen insinuar estas teorías tan y tan “reales” que os habéis dedicado a alimentar con mala fe y demagogia y que los medios más anticatalanes llevan fomentando hace años. Se trata, imagino, de recuperar el espíritu de algunos antepasados de bigotito ridículo que quisieron amputar identidades culturales como quien se corta las uñas. Se trata, en definitiva, de crear un relato que justifique el aumento de horas lectivas en castellano en detrimento de las horas lectivas en catalán, de hacer propaganda política a costa de la convivencia lingüística, de estar en contra del 80% de la población catalana a favor de la inmersión lingüística y de pescar a río revuelto. Y todo, liderado por un señor que se llama Albert Rivera, que estudió en el sistema educativo catalán y que habla perfectamente en castellano y catalán. Todo muy freudiano.

Yo ya he iniciado la búsqueda del niño que en Catalunya sólo habla en catalán. Se llama Shin Chan y hace las delicias de los niños que tanto disfrutan con el Club Super 3, como con el canal Clan. Ellos sí son inteligentes.

Dejad a los profesores que trabajen tranquilos, dadles recursos, no les cambiéis las leyes de educación en cada legislatura, vaciad de contenido ideológico su labor, confiad en su profesionalidad, insistid en que los padres se impliquen en la educación de sus hijos y el resto vendrá solo. 

Àlex

Em pots seguir a

logotw  Twitter @blogsocietat 

Unknown Facebook

El llibre del BLOG SOCIETAT ANÒNIMA en venda a partir del 5 de setembre.

Benvolgut, o no