Don’t dream it’s over #AlbertRivera

albert

Estimado, o no, Albert:

Don’t dream it’s over. Permíteme que empiece esta carta en inglés, dado el precioso postureo que has tenido estos días intentando convencer a los monolingües de siempre que en Catalunya debíamos echar un poco de agua al catalán para poder enseñar geografía en castellano y así saber mucho inglés. Es algo así, ¿no? Respecto al título de esta carta, podía haberla titulado: “you’re fucked up, man” pero lo he dejado un poco en canción de Crowded House. Más elegante.

Pues sí: el sueño se ha acabado. El sueño de ser el perejil de todas las salsas, el niño del cumpleaños, la novia de la boda y el gol de Messi, ha llegado a los títulos de crédito. Has querido ser cola de león y no cabeza de ratón. Y te has quedado sin león, sin queso y sin disfraz de Mickey Mouse. Has intentado convencernos de que estabas dispuesto a perder la credibilidad y de que todo lo hacías por la patria, como un mesías naranja, como esa bombona de butano dispuesta a perder el gas, siempre que sea por calentarnos. Muy maja, ella. En fin, la perfecta definición de pagafantas, ese individuo que se pasa la noche pagando fantas, cubatas o mojitos a chicas, con la vana esperanza de que capten sus supuestos encantos y que, al final, sólo recibe en contraprestación un maravilloso beso de cobra que, para el que no lo sepa, es ese trágico momento en el que acercas tus labios a los de tu objetivo de seducción y ella se apresta a batirse en retirada con un rápido gesto de cobra. Te quedas, entonces, con los labios bien apretaditos y los ojos cerrados en un espacio limítrofe entre el ridículo y el desencanto.

Pactas con Sánchez y es un no. Pactas con Rajoy y es otro no. Ahora, por eliminación, te queda pactar con Pablo Iglesias. Porque cuando un político está dispuesto a perder la credibilidad, sólo queda una cosa: confirmar que los récords están para superarse. Una vez eres infiel a tus principios, a tu pareja, a tu empresa o a tu promesa de dejar de fumar, los pactos extraños, las noches de hotel con compañeras de trabajo, los secretos revelados a la competencia o un cigarrillo rápido ya no te despojan de más credibilidad. Por eso es bueno volver al origen, saber realmente cuáles son tus principios y, sobre todo, verbalizar bien tus principios y ser coherente con ellos. ¿Eres de izquierdas o de derechas? Teniendo en cuenta la historia reciente de este país se debe dejar claro. ¿Socialdemócrata, socialista, comunista? ¿Neoliberal, conservador, neofranquista? Es importante, Albert. Porque pactar con el PSOE no debería ser lo mismo que pactar con el PP. Aunque, también parece cierto que no debes ser el único dispuesto a perder credibilidad por razones que muchas veces se nos escapan… o no.

¿Y ahora qué? Minutos después de tu apoyo a Rajoy y de haberte presentado como el amigo que ha convencido a su colega de que se porte bien, sabemos que el exministro Soria es colocado por el gobierno en el Banco Mundial. “Patada y para arriba”. El principio de Dilbert llevado a sus últimas consecuencias. Y tú te indignas.

Pues nada, te ofrezco gratis la idea de la que puede ser canción de tu próxima campaña electoral:

There is freedom within.

There is freedom without.

Try to catch a deluge in a paper cup.

There’s a battle ahead.

Many battles are lost

but you’ll never see the end of the road

While you’re traveling with me.

Hey now, hey now.

Don’t dream it’s over.

Hay libertad dentro.

Hay libertad sin ella.

Intenta contener una inundación dentro de una taza de papel.

Hay una batalla ahí delante.

Muchas batallas se han perdido,

pero nunca verás el final de la carretera

mientras viajes conmigo.

Hey ahora, hey ahora,

no sueñes con que se ha terminado.

Ya sólo falta saber si vas a experimentar más besos de cobra.

 

#Àlex_Ribes

Em pots seguir a

logotw  Twitter @blogsocietat 

Unknown Facebook

El llibre del BLOG SOCIETAT ANÒNIMA en venda a partir del 5 de setembre.