Cambiad de leyenda, por favor

babel

Estimado, o no, Mister Alianza:

Se cree que la Torre de Babel, mencionada en el Antiguo Testamento, fue el zigurat Etemenanki construido en la antigua ciudad de Babilonia. Aunque no se sabe realmente cuándo fue edificada, es probable que existiese antes del reino de Hammurabi, que esquivó la ley antitabaco viviendo entre 1792 y 1750 antes del nacimiento de Jesucristo. En consecuencia, hay que agradecer tu apunte histórico ya que insinúas que Catalunya existe desde hace casi 4.000 años. Gracias. Espero que tus conocimientos históricos lleguen a Federico Jiménez Losantos, que cualquier día de estos afirmará que los catalanes existimos desde que a un español se le ocurrió mezclar un calçot con licor de Montserrat. A partir de ese momento tan creacionista como surrealista, Catalunya se llenó de extraños seres que hablan catalán y llevan un Teletac en su coche para pagar los peajes de una manera más cómoda. Toda nación tiene un momento fundacional y son muchos los que piensan que a Catalunya todavía no le ha llegado. Y es que, como catalán, a veces tengo la sensación de ser un holograma, una especie de efecto de luz creado por la Constitución.

Lo de la Torre de Babel es un mito, una leyenda, como que Elvis Presley continúa vivo o la monarquía española ha sido una fuente universal de paz y concordia. Las leyendas están bien, son divertidas (o no) y nos ayudan a entender que la vida merece ser vivida por la inagotable cantidad de relatos que se cruzan en ella. Necesitamos las historias y, en ocasiones, nos aferramos a ellas para comprender quiénes somos. La narrativa nos proporciona un mapa que a veces está manchado, está mal impreso y en el que no sabemos dónde cae el norte pero menos es nada. Lo que sucede es que las narrativas oficiales se aferran a los mitos y leyendas para construir relatos que confirmen sus propias teorías. Nadie busca historias antiguas que pongan en crisis su concepción de la realidad.

La Biblia también está llena de relatos que se cargan por completo el pacto ficcional al que nos sometemos todos los lectores. Te explico uno que aparece en Reyes 2:23-24:

23 Después Eliseo se fue de allí a Betel. Cuando subía por el camino, un grupo de muchachos de la ciudad salió y comenzó a burlarse de él. Le gritaban: «¡Sube, calvo! ¡Sube, calvo!»

24 Eliseo se volvió hacia ellos, los miró y los maldijo en el nombre del Señor. Al instante salieron dos osos del bosque y despedazaron a cuarenta y dos de ellos.

Siglos después un calvo como Franco heredó la crueldad de Eliseo. Contó con la ayuda de dos osos: Hitler y Mussolini. No sé si te suenan. En todo caso, espero que mi carta te haya servido para aclarar tres cosas:

a) La Torre de Babel no la construyeron unos albañiles catalanes.

b) No te metas con los calvos.

c) No son las lenguas las que complican la convivencia entre las personas. Es la intolerancia.

#Àlex_Ribes

Em pots seguir a

logotw  Twitter @blogsocietat 

Unknown Facebook

El llibre del BLOG SOCIETAT ANÒNIMA ja és a la venda en diferents webs (FNAC, La casa del llibre, Laie, Amazon, p.ex.) i estarà a les llibreries en els propers dies. Si no el trobeu, el podeu demanar al vostre llibreter. Si el vostre llibreter no us fa cas, m’ho dieu i farem una carta que comenci amb un “benvolgut, o no, llibreter”. 

One comment

  1. Retroenllaç: Cambiad de leyenda, por favor | pepitaprats