La indisoluble unidad de la campurriana

queen

Estimado, o no, ¿te das Queen?

Sí, lo sé, la referencia a Chiquito de la Calzada en la introducción de esta carta es muy mala pero el chiste que explicas en tu tuit aún es peor. Y aunque no me doy por aludido con lo de cateto, al menos sé que el imperativo del verbo memorizar es memorizad. Por eso, no te preocupes, el artículo 2 de la Constitución nos lo sabemos de memoria. Que España es más indisoluble que una galleta campurriana es algo que nos han repetido en demasiadas ocasiones estos años pero, qué quieres que te diga, muchos somos de desayunar un poco más ligero.

1978. ¿Te suena este año? Según el horóscopo chino fue el año del caballo. Según el horóscopo español fue el año del “esto es lo que hay”. Nacieron Carles Puyol, Pilar Rubio y Katie Holmes. Murieron Santiago Bernabéu, el papa Juan Pablo I y Giorgio de Chirico. En la radio sonaba Boney M, Donna Summer y Village People. Mister Caudillo por la gracia de Dios llevaba tres años bajo una losa, los militares estaban más excitados que un grupo de adolescentes en el barrio rojo de Amsterdam, la izquierda no hablaba por no molestar y la derecha campaba a sus anchas por el latifundio. Fue el año de la Constitución. Y el artículo 2, entre otros, era la traducción del “atado y bien atado”. O, dicho de otra forma: con paciencia podrás acabar disolviendo una campurriana, aunque sea en ácido sulfúrico, pero a España ni me la toques, masón, comunista, separatista de los cojones. Fue una Constitución que se firmó con los militares mirando por encima del hombro como quien lee el periódico del compañero de asiento en el metro. Y si se les hubiese ocurrido toser e insinuar que todos debíamos llevar unos calzoncillos militares, ahora los vestuarios masculinos de los gimnasios parecerían una reunión de boys salidos de una despedida de soltera a la que le pone el ejército.

Repito, 1978. 38 años ya. 38 vueltas ha dado ya la Tierra al Sol con la misma canción, sonando una y otra vez, como la puñetera vecina que es fan de Julio Iglesias y te despierta cada día con “De niña a mujer” a un millón de decibelios mentales. Y la mujer ya está talludita. Y estás harto de escuchar cada día que “eras niña de largos silencios y ya me querías bien. Tu mirada buscaba la mía jugabas a ser mujer”. Y con la almohada a modo de coraza acústica deseas que la niña tenga la menopausia y se vaya a vivir a una residencia de ancianos de Kuala Lumpur, que en ese momento no sabes dónde está, ni te importa. ¡¡¡Pues así estamos muchos con el artículo 2 de la Constitución!!! Que ojalá pida la jubilación el best seller del 78. Que ya son 38 años cotizando. Que sólo la reforma la Merkel. Que cuando nos recuerdan lo de la indisoluble unidad de España sabemos que significa “eres español y te jodes”. Que ya vale con la cláusula de permanencia. Que no quiero cargarme el sistema de telefonía móvil. Que lo que quiero es cambiarme de compañía. ¿¿¿Tan difícil es de entender??? Venga, The Queen, a comer campurrianas escuchando a Julio Iglesias. ¡Vaya fiestuqui!

#Àlex_Ribes

Em pots seguir a

logotw  Twitter @blogsocietat 

Unknown Facebook

El llibre del BLOG SOCIETAT ANÒNIMA ja és a la venda en diferents webs (FNAC, La casa del llibre, Laie, Amazon, p.ex.) i estarà a les llibreries en els propers dies. Si no el trobeu, el podeu demanar al vostre llibreter. Si el vostre llibreter no us fa cas, m’ho dieu i farem una carta que comenci amb un “benvolgut, o no, llibreter”. 

One comment

  1. Retroenllaç: La indisoluble unidad de la campurriana | pepitaprats