Enamorados de las ingles

ingles

Estimado, o no, desconocido autor de la pancarta:

Os escribo porque, en mi opinión, hay algo siniestro en vuestro mensaje. No sé… a mí esto de las parafilias me inquieta un poco. Está la acrofilia o excitación sexual por personas muy altas. También hay individuos a los que les gusta la amokoscisia, que no es pegar mocos debajo de una mesa, sino hacer pupita a tu pareja (y no hablo de obligarle a ver Gran Hermano sino de auténticos guantazos). Por otra parte está la Autonepiofilia que es la atracción por usar pañales. Sí, es una afición un poco cara (los padres y madres saben a qué me refiero). También hay personas que practican la capnolagnia que es la excitación por la gente fumadora. Con la ley antitabaco supongo que ha bajado el número de capnolagniofollowers. Hay, además, una parafilia muy habitual en España que es la pepefilia o excitarse al introducir un voto en una urna sabiendo que ese partido está lleno de corruptos. Tiene muchos adeptos, aunque todavía los científicos no se han puesto de acuerdo por sus causas psicológicas. Pero reclamar que aumenten el número de ingles es algo que no había visto nunca. Tarantino, por ejemplo, es un fetichista de pies. Cristiano Ronaldo es un fetichista de espejos. Arturo Pérez Reverte es un fetichista de sí mismo. ¡Pero fetichista de ingles! Es además una parte del cuerpo… no sé… como muy modesta. Es como el pasillo en las casas. Nadie hace vida en el pasillo. Es importante, claro está. Pero nadie se pone a leer el periódico en el pasillo o a responder whatsapps en ese espacio de paso. Y una ingle… no digo que no esté bien… pero es también un lugar de paso. Además, dile a tu pareja: “cariño, me gustan tus ingles” y ya verás cómo al día siguiente estás en el despacho de un coach de parejas.

Bueno, va, lo intentaré. A partir de ahora valoraré más las ingles. Les rendiré culto si lo creéis necesario pero con una condición: que no sea a costa del valenciano. Es que cualquier día de estos salís a la calle exigiendo más páncreas y menos catalán, o más vesículas biliares y menos euskera. Y por eso sí que no paso. Es que si cedo en esto sé que, tarde o temprano, aquellas personas que jamás han tenido el más mínimo interés en aprender idiomas extranjeros y que han pensado que “cargable” era el protagonista de “Lo que el viento se llevó”, nos van a exigir a los trilingües que seamos lo que ya somos. Do you know what I mean? Thanks.

#Àlex_Ribes

Em pots seguir a

logotw  Twitter @blogsocietat 

Unknown Facebook

El llibre del BLOG SOCIETAT ANÒNIMA ja és a la venda en diferents webs (FNAC, La casa del llibre, Laie, Amazon, p.ex.) i a les millors llibreries (que són aquelles que tenen el llibre, obviament). Si no el trobeu, el podeu demanar al vostre llibreter. Si el vostre llibreter no us fa cas, m’ho dieu i farem una carta que comenci amb un “benvolgut, o no, llibreter”.