Dime a quién te arrimas… y te diré si te has manchado

img_20160913_214857

Me has roto los esquemas, Gonzalo. En la adolescencia me pregunté muchas veces qué tenía que hacer para que se me acercaran las chicas y, al final, después de tantas dudas, todo era cuestión de arrimarse a un toro. ¡Qué cosas suceden en el mundo!

Uf… se me agolpan las preguntas en la mente. Ese efecto paranormal tipo AXE, ¿es válido con todas las chicas o sólo con las que les gustan los tíos manchados de sangre animal, traje de luces y cara de torturadores? Y otra pregunta: ¿funciona con todos los animales? Lo digo porque los toros me dan un poco de mal rollo. No tanto como los toreros, también es cierto, pero entre los cuernos de los toros y el sadismo de los toreros, casi que… pasapalabra…

Me pregunto, eso sí, si tu truco de seducción funcionaría también con mi perro. Adjunto una foto para que te hagas una idea.

060527_ugliest_dog

Sí, ya lo sé. Anoche vino tarde a casa. Estuvo de fiesta con otros chuchos de mala vida y hoy se ha levantado un poco resacoso. Le he dado una bebida energética pero se le han puesto los ojos verdes y ahora tiene la misma mirada que Cristiano Ronaldo en una exposición de Kandisnky. El tipo (me refiero al perro) tampoco es tan feo por lo que, si me arrimo mucho a él como tú haces con los toros, quizás se me acerquen las chicas guapas. Bueno… si no lo hacen, siempre puedo decir que la culpa es del perro y su futura aparición en Trainspotting 2.

Cuántos libros se han escrito sobre la atracción sexual, ¿no? Pero después de tanta poesía, de tantas novelas y de tanta saliva gastada analizando qué provoca que nos atraigamos unos a otros, la respuesta sigue siendo: ni idea. Según tú, arrimarse a un toro se traduce en un aumento del éxito sexual (por cierto, hablamos de sexo, ¿no? No creo que se acerquen a ti para hablar de literatura medieval. Te lo digo de buen rollo. Porque aunque tu trabajo parezca salido de la Edad Media, tampoco conviene confundirse). Yo, por si acaso, seguiré siendo algo más tradicional. Continuaré con la idea de que la gente se atrae por muchas circunstancias y de que no tienen nada que ver con los toros. Quizá es una conversación interesante o el hecho de estar a gusto con alguien y no saber exactamente por qué. Ya sé que vendrá un científico muy sabio y dirá que la culpa es de las feromonas. Se acercará un poeta y asegurará a su amante que le gusta cuando calla porque está como ausente y le oye desde lejos y su voz no le toca. Y, finalmente, vendrás tú y dirás: “¿has visto cómo me arrimo al toro? Mola, ¿eh?”. Y entonces te robará un beso. Y creerás que el amor es eterno. Y la multitud rugirá pidiendo sangre. Y Victoria Federica, menor de edad, llenará sus retinas de muerte. Y este país… ¡Ay, este país! ¡No hay poeta, ni científico que lo pueda explicar!

#Àlex_Ribes

Em pots seguir a

logotw  Twitter @blogsocietat 

Unknown Facebook

El llibre del BLOG SOCIETAT ANÒNIMA ja és a la venda en diferents webs (FNAC, La casa del llibre, Laie, Amazon, p.ex.) i a les millors llibreries (que són aquelles que tenen el llibre, obviament). Si no el trobeu, el podeu demanar al vostre llibreter.