We are the world, we are the children #StopCatalanofobia

jorgito1

jorgito2

Estimado, o no, Jorge:

Déjame que empiece con unas definiciones del riguroso diccionario de la RAE (bueno… que admita asín, amigovio o papichulo es inspirador, pero ése es otro tema):

Racismo. Exacerbación del sentido racial de un grupo étnico que suele motivar la discriminación o persecución de otro u otros con los que convive.

Xenofobia. Fobia a los extranjeros.

Homofobia. Aversión hacia la homosexualidad o las personas homosexuales.

Misoginia. Aversión a las mujeres.

Acrofobia. Fobia a las alturas.

Agorafobia. Fobia a los espacios abiertos, como plazas, avenidas, campo, etc.

Catalanofobia. Ups, la palabra catalanofobia no está en el Diccionario. Quizá es que no existe. Debe ser eso. Hay personas que tienen fobia a las alturas o a los espacios abiertos pero no deben existir personas con fobia a los catalanes. Para nada. Debe ser un espejismo.

Sí, ya lo sé… tampoco está Bertinosbornefobia, ni belenestebanfobia. De hecho, ni siquiera, aparece en el diccionario de la RAE el concepto demofobia (y eso que es muy habitual en España). Y es que el postureo ideológico se está poniendo de moda, como hacerse selfies, bailar twerking o no formar gobierno. Por cierto, ya sólo aspiro a ver a Rajoy haciendo las tres cosas a la vez.

Es muy bonito hacer analogías, comparaciones, símiles, asociaciones de ideas para desprestigiar a los catalanes (sean o no independentistas) y a repetir mentiras hasta que sean verdad. Porque la repetición de ideas es muy sencilla. Porque la repetición de ideas es muy sencilla. Porque la repetición de ideas es muy sencilla. Porque la repetición de ideas es muy sencilla. Porque la repetición de ideas es muy sencilla…

También es precioso ver la paja en el ojo ajeno (y no hablo del Salón Erótico de Barcelona). Como es maravilloso autoproclamarse no racista y emplear los mismos mecanismos mentales de un racista para defender ideas. Porque, cuando hablamos de racistas, xenófobos, homófobos, misóginos o catalanófobos, ¿qué automatismos mentales crees que tienen en común? Sospecho que, en primer lugar, la simplificación de la realidad. Hola, racista: el delantero centro de tu equipo es africano y valoras mucho su talento cuando marca un gol. Es que este viene a jugar y el resto a robar. Muy bien, filósofo. Hola, xenófobo: tu grupo musical favorito es extranjero. Es que me sirve para aprender inglés. ¿Pero no habíamos quedado que en castellano te entiende todo el mundo?

Después, los “fobos” categorizan esa realidad, filtrada de toda complejidad, en pequeños o grandes departamentos estancos donde sitúan a las personas. No, perdona, eres andaluz porque naciste en Sevilla. Sí, ya… pero es que llevo en Catalunya desde los dos años y ya tengo cincuenta. Además, me siento catalán. ¿Perdón? Te has de sentir andaluz porque eres andaluz.

Más tarde, los fobos encuentran su lugar en el mundo en base a “yo-ellos”. Si se sienten un poco más sociales, su círculo lo amplían a “nosotros-ellos”. Así, se divide la población en grupos y aparecen esas preciosas frases: “los españoles son…”, “los catalanes son…” y “los amigovios son…”.

El siguiente paso para el postureo ideológico es el insulto o el menosprecio: panchitos, moros, sudacas, maricones, feminazis, marimachos, catalufos, catalibanes… Imaginación no les falta a los fobos. Pero el clímax en este proceso de construcción de la propia identidad es… tachán… tachán… la autonegación. Yo no soy racista pero… los moros son unos vagos. Yo no soy xenófobo… pero hay que ver lo que roban los rumanos. Yo no soy homófobo… pero como mi hijo me salga maricón le echo de casa. O, también, “yo no soy racista pero me gusta chatear con #catalibanes. Me parecen (sic) que tienen una visión cateta de la realidad”. Y es aquí cuando suena la preciosa canción. Juntemos todos nuestras manos y cantemos a la vez:

When you’re down and out, there seems no hope at all.

But if you just believe there’s no way we can fall.

Let us realize that a change can only come

when we stand together as one.

¡¡¡TODOS JUNTOS!!! ¡¡¡NO OS OIGO!!!

We are the world, we are the children.

We are the ones who make a brighter day

so let’s start giving.

There’s a choice we’re making.

We’re saving our own lives.

It’s true we’ll make a better day.

Just you and me.

Ooooooohhhh Yeahhhhh!!!!

#Àlex_Ribes

Em pots seguir a

logotw  Twitter @blogsocietat 

Unknown Facebook

El llibre del BLOG SOCIETAT ANÒNIMA ja és a la venda en diferents webs (FNAC, La casa del llibre, Laie, Amazon, p.ex.) i a les millors llibreries (que són aquelles que tenen el llibre, obviament). Si no el trobeu, el podeu demanar al vostre llibreter.