Vivir en la caverna

tapan

Estimada, o no, señora de la pancarta:

No sé si has oído hablar de Platón. No, no es el plató grande de Sálvame. Platón fue un filósofo griego que vivió entre el 427 y el 347 antes de Cristo. En su VII libro de la República hay una explicación metafórica que me recuerda a la situación actual de España. En el fondo trata de explicar su teoría de cómo se puede captar la existencia de dos mundos: el mundo sensible (que conocemos gracias a los sentidos) y el mundo inteligible (que sólo se puede alcanzar a través de la razón. No es el diario de Marhuenda, por cierto). Esta explicación a la que hago referencia es la Alegoría de la caverna o Mito de la caverna (sigue sin tener relación con la prensa de la capital).

¿Y en qué consiste esta alegoría? Imagínate una caverna en la que hay un grupo de hombres que son prisioneros desde su nacimiento. Están inmovilizados por cadenas y sólo pueden ver el fondo de la caverna. Un poco como si te ataran delante de la tele y sólo pudieras alimentar tus neuronas con Sálvame, Gran Hermano y el resto de telebasura. Detrás de estos prisioneros hay un muro con un pasillo, una hoguera y la entrada de la cueva que da al exterior. Por el pasillo circulan hombres que llevan todo tipo de objetos cuyas sombras se proyectan en la pared que los prisioneros pueden ver a causa de la hoguera. Los prisioneros, que se han pasado toda la vida viendo sombras, creen que ésa es la verdad. No pueden girar sus cabezas y comprobar que lo que son reales son los objetos y las personas que crean las sombras. Si uno de esos hombres fuese liberado, podría girarse y conocer una realidad mucho más profunda y auténtica. Si saliese de la caverna podría ver árboles, ríos, montañas… De estar en un mundo sensible, pasaría al mundo inteligible, al de la razón (que no, que no es el diario de Marhuenda).

Y ahora viene la gran pregunta: ¿cuándo nos giraremos? ¿En qué momento nos daremos cuenta de que sólo vemos sombras y de que otro modelo de sociedad es posible? Y es que resulta un tanto extraño que, en una manifestación profundamente nacionalista española, rodeada de banderas y con Xavier García Albiol cerca, sostengas una pancarta con la frase “tapan recortes y corrupciones con banderas” referida, supongo, al movimiento independentista. Es raro. Porque si en la pared has visto la sombra de un señor con un sobre, estaría bien que supieras que es Bárcenas repartiendo sobresueldos; y si has visto la sombra de un señor firmando la reforma constitucional de 2011, sería oportuno también que supieras que fue Zapatero, con el apoyo del PP y el PSOE, y que lo que modificaron fue el artículo 135 para que el pago de la deuda pública fuese lo primero a pagar frente a cualquier otro gasto del Estado en los presupuestos generales, sin enmienda o modificación posible. O dicho de otra forma, para que no se enfade la Merkel, cerramos los quirófanos que sean necesarios.

¿Sabes cómo acaba la alegoría de la caverna? Al hacer entrar, de nuevo, al prisionero al interior de la caverna para “liberar” a sus antiguos compañeros de cadenas. Ellos se ríen de él y afirman que sus ojos se han estropeado al pasar de la claridad del sol a la oscuridad de la cueva. Platón nos dice que éstos lo matarán cuando tengan oportunidad, y que del referéndum de autodeterminación ya se puede ir olvidando y que el 12 de octubre se tiene que hacer fiesta, sí o sí. Bueno… quizá esto último no lo dijo Platón. Pero lo de girar la cabeza para dejar de ver sombras parece un buen consejo.

#Àlex_Ribes

Em pots seguir a

logotw  Twitter @blogsocietat 

Unknown Facebook

El llibre del BLOG SOCIETAT ANÒNIMA ja és a la venda en diferents webs (FNAC, La casa del llibre, Laie, Amazon, p.ex.) i a les millors llibreries (que són aquelles que tenen el llibre, obviament). Si no el trobeu, el podeu demanar al vostre llibreter.