Que noten vuestra ausencia #Toros

cayetano

Estimado, o no, Cayetano:

Tengo la impresión de que no tenemos la misma idea acerca de lo que es el respeto. Para mí el respeto se basa en una consideración hacia otra persona o, en general, hacia otro ser vivo. Si menosprecias a una persona, no la estás respetando. Si le metes el dedo en el ojo, tampoco. Si a un perro le llamas cateto, aunque le estás menospreciando, tampoco se enterará de mucho. Pero si le metes el dedo en el ojo, sí. Lo mismo sucede con los toreros. Si a un torero le llamas cateto, le estás faltando al respeto, aunque diga como el torero Miguel Jesús “El Cid”: “los toros nerviosos son como las mujeres, la que se deja se deja y la que no se deja, creo que comete un error”. Si a este mismo torero, le metes el dedo en el ojo, le estarás faltando al respeto pero, al menos, no echará de menos la lectura durante el proceso de curación (ni después, intuyo). Y no se trata de meterle el dedo en el ojo, pero sí de pedirle respeto a la inteligencia colectiva y a las mujeres.

Y de todos los respetos que pueden existir, hay uno que está muy por encima del resto, es el máster de los respetos, el number one: el respeto a la vida, tanto de las personas como de los seres vivos. Ya sé que el tema resulta muy complicado desde un punto de vista ético. Podrías decirme que una lechuga también es un ser vivo. Sí pero a una lechuga no se la pasea delante de un trapo rojo y se la tortura para gozo de multitudes sedientas de sangre. Quizá sea porque la lechuga es un ser inanimado, no tiene sangre y carece de emociones. ¡Sí, pero bien que te comes la carne de un cerdo o de una ternera!, me dirás, estimado, o no, Cayetano. Cierto. Tengo el vicio de comer. Soy omnívoro. Y lo que sí que me gustaría es que la muerte de los animales en los mataderos fuese lo más digna posible. Pero hay una diferencia que, quizá a ti no te resulte importante, pero a mí sí. A los cerdos no se los sitúa en medio de un espectáculo en el que un señor vestido raro los marea con un trapo, otro les clava banderillas, otro señor que viste raro les castiga con una lanza desde un caballo, y finalmente el señor marcapaquetes del principio les clava una espada hasta el fondo para que otras personas que hablan raro descarguen su adrenalina y su deseo de ver sangre. Es raro, Cayetano. No sé… compraros ropa fosforescente y convertiros en runners, id en bicicleta por el campo, pasead, escuchad música… Todo antes de mostrar ese “respeto” a un pobre animal. Es que tengo la impresión de que después de hacer semejante demostración de respeto se acaban muriendo y tanto cariño les resulta un tanto invasivo. Queredles menos. Que os echen de menos. Que noten vuestra ausencia. Probadlo durante un tiempo… no sé… ¿mil años? Eso es lo que hacen las parejas cuando la relación no funciona. Disculpa si hablo por boca de los toros pero es que tengo la impresión de que ellos nunca os lo dirán. Dadles tiempo para pensar en si lo vuestro tiene futuro. Hacedlo como prueba de amor… y de respeto.

#Àlex_Ribes

Em pots seguir a

logotw  Twitter @blogsocietat 

Unknown Facebook

El llibre del BLOG SOCIETAT ANÒNIMA ja és a la venda en diferents webs (FNAC, La casa del llibre, Laie, Amazon, p.ex.) i a les millors llibreries (que són aquelles que tenen el llibre, obviament). Si no el trobeu, el podeu demanar al vostre llibreter.