Carta a Gabriel Rufián

3603530

Estimado Gabriel:

Si me permites citar a la encantadora niña del vídeo de YouTube: ¡la que has liao, pollito! En poco tiempo te has convertido en el Christian Laettner, en el Juan Camus, en el puñetero plástico de los CD’s de la política española. Te deben pitar más los oídos que a un fan de Mozart después de un concierto de Leticia Sabater. Conseguir que con sólo dos apariciones en el Congreso, tanto el PP, como el PSOE y Ciudadanos te hayan convertido en su Leviatán con tupé es una gesta en la historia de los zascas parlamentarios. Exceptuando, quizás, al presidente del Consejo de Ministros, Antonio Cánovas del Castillo. Recibió a unas mujeres que fueron a pedirle un favor, al mismo tiempo que éstas se disculpaban por ello:

– ¡Ay, don Antonio! Debe usted estar harto de nosotras, porque no dejamos de pedirle cosas.

El político contestó:

– Señoras, a mí las mujeres no me molestan por lo que me piden, sino por lo que me niegan.

Pues eso, que empiezas a ser conocido, no por lo que les pides, sino por lo que les niegas. Por ejemplo, les niegas la posibilidad de que insulten impunemente la inteligencia del electorado. Cuando llamas traidores a los socialistas les estás poniendo ante un espejo, estás cogiendo el mejor limpiacristales y un paño con el que frotar. Y claro, se han visto despeinados, con ojeras y cara de Margallo comiendo un limón. Es posible que hubiesen preferido un discurso del tipo: “os felicito porque vuestro enorme sacrificio ha sido para defender la unidad de España, la petición a la UNESCO de la pulsera con la bandera española como patrimonio de la Humanidad y la creación de la Asociación Española en Defensa de los Unicornios Rojigualdas”. Te hubiesen aplaudido. La Razón, El Mundo, el ABC, El País y hasta el BOE te hubiesen sacado en portada a todo color, y con la mejor de tus sonrisas, pidiendo una estrella en el Hall of Fame de constitucionalistas dispuestos a hacer demagogia en favor del establishment tardofranquista. Ahí es nada.

Pero has optado por decir cuatro verdades. Bueno… por hacer una recopilación de tus tuits más famosos. Y no les ha gustado. Si hubieses dicho como Felipe González (PSOE-Gas natural), “el independentismo catalán es como la aventura alemana o italiana de 1930”, te hubiesen aplaudido. Qué más da que a los independentistas nos llamen nazis o fascistas. Nada… es amor, afecto… Ya sé que suena como regalar una boina para un aniversario de bodas pero es su forma de expresar cariño. También hubieses tenido la oportunidad de ejercer de Francisco Sánchez (PSOE-Gremio de Chistosos Sin Puta Gracia) si hubieses afirmado, con ese tono respetuoso que te reclaman: “lo mismo un judío perseguido por nazis que un niño catalán castigado por hablar castellano”. ¡Olé! Qué educados son estos socialistas. Rodríguez Ibarra (PSOE-Asociación de Catalanófobos Amantes del Jamón Ibérico) también apostó por el buen tono político, la concordia universal y la filantropía vocacional cuando dijo “lo que hace el parlamento catalán es golpismo. Hitler y Mussolini hicieron lo mismo”. Maravillosa su lección de histeria.

¿Qué has de hacer para caerles bien? Sumisión. No es una película guarrindonga. Se trata de bajar la cabeza, mirar las baldosas del suelo y hacer un homenaje diario al DNI. Es lo que quieren. Nosotros no necesitamos los acentos diacríticos (dice el IEC) y ellos no necesitan a los críticos. Quieren palmeros que sigan el ritmo con una sonrisa en la cara. Quieren permanecer juntitos, abrazaditos en su zona de confort y que nada, ni nadie, desestabilice su precario mundo en equilibrio. Has entrado en el salón de alguien que lleva años con el culo pegado al sillón, viendo telebasura, y le has quitado el televisor. Ahora está mirando la pared con la misma cara que pondría Rajoy en un concierto de Radiohead. Se está preguntando si hay vida más allá de la mancha que ha dejado el televisor por estar tantos años arrimado a la pared. Eso sí, aún resuenan los ecos de un tertuliano gritón en su pensamiento adormecido.

Déjame despedirme con lo único que les hubiese gustado de tu discurso y que la presidenta del Congreso no te dejó decir por cortarte antes de tiempo:

Muchas gracias y buenas tardes”.

#Àlex_Ribes

Em pots seguir a

logotw  Twitter @blogsocietat 

Unknown Facebook

poster

El llibre del BLOG SOCIETAT ANÒNIMA ja és a la venda en diferents webs (FNAC, La casa del llibre, Laie, Amazon, p.ex.) i a les millors llibreries (que són aquelles que tenen el llibre, obviament). Si no el trobeu, el podeu demanar al vostre llibreter.