P.U.T.O.S.

yayi

Estimada, o no, Yayi:

Putas hamburguesas. Putos bistecs de ternera. Putos embutidos. Putas pizzas. Putos pasteles de chocolate. Putos croissants. Putos helados, los de vainilla, los de pistacho y los de avellana, especialmente. Putos bombones, los de la caja roja, si me permites insinuar marcas. En definitiva, puta comida hipercalórica. Qué buena está pero cómo engorda. Putos, putos, putos. ¡Oh, yeah! ¡Ah! ¡Qué a gustito me he quedado! Y es que estamos muy enfadados, ¿no? El agua hierve a 100 ºC. Nosotros hervimos a 140 caracteres. Twitter es nuestra olla a presión, nuestro lugar en el que hervir y soltar vapor. Estamos cabreados, inquietos, molestos, indignados, a punto de echar espuma por la boca de tanto odio. ¡¡¡Aaaaaargh!!! ¡¡¡Qué cabreados estamos!!! ¡¡¡Aaaaaargh!!! Todo nos molesta. Los inmigrantes (putos), los homosexuales (putos), los que no piensan como nosotros (putos), los que piensan como nosotros pero no lo suficiente (putos), los que viven allí (porque sí, porque viven allí y son unos putos), los de piel oscura (puta melanina y putos ellos), los obesos (putos zampabollos), los niños que llevan gafitas (puta miopía y putos ellos, por si acaso) y, sobre todo, los catalanes (putos, reputos y megaputos).

El mundo es muy injusto, Yayi. Los más de 7300 millones de habitantes de este planeta giratorio deberíamos ser clones tuyos. ¿Te imaginas? 7300 millones de Yayis. Iguales a tú. Con tus mismas virtudes y defectos, con tus obsesiones y con esa poca imaginación para encontrar sinónimos que doten de originalidad tu catalanofobia. Ya va siendo hora de crear la plataforma P.U.T.O.S, siglas de Patéticos Usuarios de Twitter Obsesionados y Sociópatas.

¿Hacia dónde camina el ser humano, Yayi? No quiero pensar en 7300 millones de personas cabreadas unas con otras y en que las redes sociales sean un mundo paralelo de frustraciones, ira y animadversión. Prefiero pensar que la furia presente en las redes sociales es tan solo la basura intelectual inherente a lo peor de la condición humana pero que, como todos los detritos, es residual.

Espero que los extraterrestres no intercepten con su supertecnología nuestra extraña manera de relacionarnos. Si fuese así, me temo que Spielberg jamás se atreverá a rodar la segunda parte de E.T. En todo caso, si lo hiciese, ya sé qué será lo primero que aprenderá el simpático alienígena: “¡¡¡mi puta casa!!! ¡¡¡Mi puto teléfono!!! ¡¡¡Putos catalufos!!!”.

#Àlex_Ribes

Em pots seguir a

logotw  Twitter @blogsocietat 

Unknown Facebook

poster

El llibre del BLOG SOCIETAT ANÒNIMA ja és a la venda en diferents webs (FNAC, La casa del llibre, Laie, Amazon, p.ex.) i a les millors llibreries (que són aquelles que tenen el llibre, obviament). Si no el trobeu, el podeu demanar al vostre llibreter.