¡Aristóteles! ¿Tú también?

aristoteles

Estimado, o no, Aristóteles:

¿Tú también? ¡Qué decepción! También los grandes filósofos están en contra del proceso independentista. No nos bastaba con Marhuenda, Belén Esteban o Paquirrín. Tenemos que soportar con resignación todo tipo de chascarrillos y ocurrencias de tertulianos multiuso y, además, la comunicación con el más allá que nos trae aseveraciones de pensadores universales. Desconocía que Margallo fuese experto en la tabla ouija y que su labor como exministro tuviese que ver con el contacto con los espíritus de la Antigua Grecia. ¿Quiénes serán los siguientes? ¿Los presocráticos? ¿El propio Sócrates? ¿Contactará Margallo con Rosseau para convencerle de que lo del Contrato Social está muy bien pero que mola más la Unidad de España? ¡Noooo! No podré soportar lo que va a presumir Fernando Savater con el apoyo de Aristóteles. Que se preparen los pobres estudiantes de Bachillerato para el examen de Selectividad. Este año toca Aristóteles, sí o sí.

Si es que, además, Aristóteles, tienes razón. Como catalán me siento como un hámster en una rueda. Ley que aprueba el Parlament catalán, ley que suspende el Tribunal Constitucional. Manifestación independentista, menosprecio de las cifras por parte de los imparciales medios de comunicación españoles. Suceso de cierta importancia que involucra a Catalunya o a algún catalán famoso, oleada de catalanofobia en las redes sociales. Vivimos en una rueda como simpáticos hámsters dentro de una jaula ideológica que nos lleva a plantear marcos constitucionales diferentes, modelos sociales diferentes, modelos políticos diferentes y modelos económicos diferentes. Porque sí, porque somos muy tontos, porque no hay debate en nuestra sociedad, nadie se manifiesta, nadie cuestiona nada, somos borregos sin pensamiento crítico.

Catalunya es un caso curioso. Por poner un ejemplo, la Universitat de Barcelona ofreció durante el curso 2014-2015 67 grados, 141 másters universitarios. 48 programas de doctorado, 654 másters y postgrados propios, 87 cursos de extensión universitaria 599 cursos de formación continua o 7 másters universitarios y 2 programas de doctorado Erasmus Mundus. Pero, como bien sabes Aristóteles, esta amplia oferta académica sólo la utilizan los estudiantes constitucionalistas, a favor de la unidad de España y del destino universal de los españoles. Como bien insinúas, los estudiantes separatistas están dando vueltas a la rueda en su ignorancia y miran con tristeza cómo los demás alumnos cogen cada día los confortables y puntuales trenes de cercanías para formarse.

Yo es que no lo entiendo. Con lo bonito que es salir de la jaula ideológica y sentirte libre para elegir entre el partido de los sobresueldos, las comisiones y las sedes pagadas con dinero negro y el partido de los ERE’s y la renuncia a unas siglas y a una ideología. Sales de la rueda de hámster y piensas: ¡cómo mola no vivir en una jaula ideológica! ¡Me encanta la alternancia de gobiernos implicados en tantos casos de corrupción! ¡Adoro que los tres poderes del estado se lleven tan bien y no se sepa dónde acaba el poder judicial y empieza el ejecutivo o el legislativo! ¡Mola tanto seguir los preceptos de Montesquieu! ¡Es tan libre y democrática España que hasta los políticos catalanes, vascos y gallegos pueden utilizar su lengua materna en el Congreso!

En serio, quiero salir de la jaula ideológica, considerarme un ciudadano totalmente libre y, sobre todo, orgulloso de la imparcialidad de los medios de comunicación y de cómo se aborda la discrepancia y la multiplicidad de opiniones. En fin, como tú mismo dijiste: “la única verdad es la realidad”. La que se quiera ver, claro. Mientras, como dices, los independentistas daremos vueltas.  Bueno, al menos hacemos ejercicio. El conformismo y la sumisión no queman muchas calorías. 

#Àlex_Ribes

Em pots seguir a

logotw  Twitter @blogsocietat 

Unknown Facebook

poster

El llibre del BLOG SOCIETAT ANÒNIMA ja és a la venda en diferents webs (FNAC, La casa del llibre, Laie, Amazon, p.ex.) i a les millors llibreries (que són aquelles que tenen el llibre, obviament). Si no el trobeu, el podeu demanar al vostre llibreter.