Un Borbón es un Borbón. Aquí… o en Japón

cristina

Estimada, o no:

No pisar España es relativamente fácil para ti. Tienes dinero y buenos contactos. Los suficientes, al menos, para seguir disfrutando de una vida cómoda en cualquier Estado que te quiera acoger. Lo complicado es que ese país al que te refieres deje de pisar otros territorios en los que viven muchas personas que no se sienten vinculadas, precisamente, con el establishment del que procedes. En resumen, ser la infanta Cristina conlleva bastantes más privilegios que ser ciudadano catalán. Teniendo en cuenta, además, que la fiscalía en tu caso ha actuado de abogado defensor cosa que, ni el más perezoso de los guionistas de Perry Mason, podría haber llegado a imaginar, ni el más progresista de los miembros del Tribunal Constitucional ha hecho con nosotros.

Vete, tú que puedes. Paga los impuestos en otra administración, tú que puedes. Disfruta de los beneficios de otro Estado. Consigue un nuevo pasaporte. Hazlo. Pero piensa antes en dos cosas. Uno: medita sobre la vida que has llevado gracias al azar espermático y al esfuerzo de los contribuyentes que siguen manteniendo esta extraña peli de Disney que es la monarquía española. Y dos: medita también sobre el hecho de lo difícil que resulta para muchas personas abandonar democráticamente ese proyecto de país fallido del que ahora maldices. Eso sí, no te vamos a prestar ninguna estelada para que acabes gritando en favor de tu independencia. Un Borbón es un Borbón. Aquí… o en Japón.

#Àlex_Ribes

Em pots seguir a

logotw  Twitter @blogsocietat 

Unknown Facebook

poster

Advertisements