Alerta Animal

puerca

Estimada, o no, Alerta Digital:

Creo que deberíais cambiar el nombre de vuestro diario por algo que sea más adecuado a vuestra línea editorial. Os propongo uno que creo que os va a gustar: ALERTA ANIMAL. Mola, ¿no? Es que, ya que os vais a dedicar a adjetivar a los políticos con nombres de animales, sería adecuado que el naming elegido corresponda a vuestro producto. Por ejemplo, si en el quiosco veis la revista HOMO ERECTUS y en la portada aparece una señorita mostrando su dignísimo culo, creo que no pensareis que se trata de una publicación sobre arqueología. Ya sé que eso no es incompatible con una lectura desde un cierto ánimo pedagógico, pero sería recomendable que el lector no pensase que se va a encontrar un interesante artículo sobre el hombre de Atapuerca.

Con el cambio de nombre, el lector que decida que su día va a ser mejor si accede a vuestra web, estará preparado para encontrarse titulares que unan a animales con políticos o personas en general. Es decir, sabrá que va a leer titulares como “El cerdo de Puigdemont promete un referéndum” o “Los piojos de Pablo Iglesias le hacen un escrache a su champú”. De esta manera el lector será plenamente consciente de que lo que no va a encontrar en vuestro medio es periodismo, como tampoco RATOS DE CAMA es una revista sobre colchones o ZERO, una revista baja en calorías.

ALERTA ANIMAL no se dedicará al periodismo. Se dedicará al insulto. Protestará contra una realidad que no alcanza, ni alcanzará a comprender, en base a lo que los ignorantes e intolerantes saben hacer muy bien como es insultar. Porque cuando el periodismo se aleja, lo único que queda es el aroma tabernario, a cerveza derramada, a fritanga, a tertulias de cuñados en perfecta desarmonía con la información. Y a eso habéis llegado. ¿Es el periodismo digital el culpable? Por supuesto que no. ¿Es el periodismo low cost? No lo sé. Quizás. Lo que sí que tengo claro es que la culpable de haber llegado a esta situación en la que los titulares de un medio de comunicación insultan a toda una canciller alemana (o a quien sea) es la indecencia.

No sé si alguna vez el periodismo, como profesión, tuvo conciencia de su responsabilidad social. Sin embargo, quienes deberían denunciar titulares como el vuestro son los mismos periodistas, honestos, profesionales, que aman su oficio y que luchan diariamente por hacer llegar a los lectores esos fragmentos de verdad que nos otorgan un cierto pensamiento crítico y que elevan los estándares democráticos. El resto, simplemente, es ALERTA ANIMAL, no periodismo.

#Àlex_Ribes

Em pots seguir a

logotw  Twitter @blogsocietat 

Unknown Facebook

poster

Advertisements