Alejo Vidal-Grissom

alejo1

alejo3

alejo2

Estimado, o no, Alejo:

Bertrand Russell estaba convencido de que la humanidad tiene una moralidad doble: una moral que predica y no practica y, otra, que practica pero no predica. Razón no le faltaba al filósofo británico. La doble moral es el prêt-à-porter de los demagogos: barata, simple y fácil de llevar. Cuando las convicciones son débiles y los argumentos escasos, resulta muy útil acogerse a la doble moral. El problema es que Twitter deja impronta de nuestras contradicciones generando una línea de tiempo de cómo nos hemos movido dependiendo de los vientos que soplan. Ésa es una de las razones que impulsan a los franquistas a poner todos sus esfuerzos en borrar la memoria ya que ésta se antoja traicionera para los manipuladores. La memoria pone en el presente todo tipo de contradicciones demostrando que la justicia no tiene fecha de caducidad. Porque cuando la gente tiene memoria, cuando recuerda aquello que quiso ser y no le dejaron o aquello que fue y le negaron los que ahora presumen de diálogo, es cuando más evidente resulta la doble moral.

Presumes de humanidad. Das lecciones sobre los minutos de silencio que se deben guardar. Y, lo que es peor, juegas a ser médico forense proclamando en Twitter el resultado de un fallecimiento. Sin autopsia, sin informes médicos, sólo con los prejuicios de quien quiere dictar sentencia desde su púlpito moral (uno de sus púlpitos morales). Alejo Vidal-Quadras, catedrático jubilado, ex-Vicepresidente del Parlamento Europeo, Liberal-conservador, sin adscripción partidista y Grissom en sus ratos libres.

Al parecer, Rita Barberá se merecía el máximo de los respetos en su fallecimiento pero George Michael, no. Para una, minutos de silencio, para el otro, juicios morales por la vida que llevó. Bravo. Al menos, es bueno descubrir que vas abrazando poco a poco el marxismo. Pero no el de Karl, sino el de Groucho. Ya sabes: éstos son mis principios y, si no te gustan, tengo otros.

#Àlex_Ribes

Em pots seguir a

logotw  Twitter @blogsocietat 

Unknown Facebook

targeta