¿Por qué no te vas de Repente a Kagar?

facha

Estimado, o no:

¡Me has convencido! ¡Voy a enmarcar mi DNI y a ponerlo en un altar para que me recuerde cada día que Moisés, junto a las Tablas de la Ley, bajó del Monte Sinaí un archivo adjunto (en piedra, claro) que decía que ser español mola más que un mannequin challenge de franquistas reumáticos! ¡Qué argumentos! ¡Qué capacidad de seducción! Por cierto, ¿a cuánto va el kilo de insultos? ¿Se pueden comprar al por mayor o sólo los prescriben psicoanalistas con ganas de trabajar poco?

En serio, cuando leo “hijos de la gran puta de la secta del separatismo inventado” o “bastardos del separatismo, cada día más parecidos a los nazis” me recorre el cuerpo una oleda de paz interior, que hasta el karma se me pone cachondillo.

Preciosa, en serio. Tu capacidad de convicción es poderosa. No rima… eso sí. Sin embargo, es la expresión poética de un amor incondicional, que se te sale del pecho con forma de besos, de caricias que desafían a la gravedad para dar forma al hechizo de la pasión (ups… ¿lo ves? Me has contagiado tu lírica).

¿Esta manera de publicitar tu energía amorosa la practicas a menudo o solamente dejas salir tus encantos en ocasiones especiales? Tengo curiosidad, también, por saber si te funciona siempre. En mi caso ha funcionado. Mañana mismo me compro una Constitución, la forro en oro y me la aprendo de memoria. Artículo 1: España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad, el pluralismo político y los insultos como terapia cognitiva. Que seamos españoles, a pesar de que mola mucho, no significa que no nos obsesione la unidad de España e insultemos un poquillo a los separatistas, hombre, ya.

¡Oh, democracia! ¡Oh, democracia española! Que por ti luchan aquellos que menosprecian la diversidad ideológica. Que por ti se llenan la boca con tus preciosas letras para después apelar a la Gran Puta que, al parecer, es la madre de todos aquellos que no piensan como ellos. ¡Oh, democracia! ¡Oh, España! Que no te pone que te lleven la contraria, que somos secta los separatistas cuando ellos, en cambio, han recibido el regalo de la sabiduría absoluta, que siempre rima con puta, pero no con su santa madre. ¡Oh, democracia! ¡Oh, democracia española! Nieta del franquismo, hija de la transición, madre de aquellos que presumen de demócratas a la menor ocasión pero hacen del insulto y el menosprecio su mejor colchón. Oh, demócratas que de Catalunya habláis, ¿por qué no os vais de Repente a Kagar, que son dos preciosos lugares en Alemania donde gobernaron quienes mentáis? Que lo que unió Moisés, lo decida una urna, que d’aquest estrany amor espanyol jo no vull ni una espurna.

image001

#Àlex_Ribes

Em pots seguir a

logotw  Twitter @blogsocietat 

Unknown Facebook

targeta

One comment

  1. Retroenllaç: ¿Por qué no te vas de Repente a Kagar? | pepitaprats