A un click de la verdad #PifiaRajoy

rajoy

Estimados amigos españoles que leéis este blog desde más allá de los límites territoriales de Catalunya y que solamente tenéis en el quiosco de prensa la posibilidad de elegir entre El Mundo, La Razón, ABC, El País, las televisiones mesetarias, las radios incendiarias y la prensa local, que no dedica demasiado tiempo en investigar lo que sucede en Catalunya, porque lógicamente está más interesada en noticias locales:

En primer lugar, perdonad el encabezado tan largo. En segundo lugar, ayer el insigne, ínclito y sobrevalorado presidente de esta “noción” llamada España faltó a la verdad. No lo hizo Manolo, mirando la tele en el bar, antes de pedir la cuarta cerveza y unas bravas. Tampoco fue el cuñado de turno en un arranque de locuacidad desinformada. Ni siquiera Federico Jiménez Losantos, profeta del desastre y un desastre como profeta. Fue Mariano Rajoy Brey, elegido presidente por la gracia de los españoles y para desgracia de la Historia con mayúsculas. Esa persona que ocupa el cargo de mayor responsabilidad (después del de seleccionador de fútbol, claro) dijo “me gustaría que la web de la Generalitat estuviera traducida al español. Porque hay muchos hablantes castellanos“. Estoy 100% seguro de que esta frase será interpretada por el 100% de los oyentes como una denuncia por el hecho de que la web de la Generalitat discrimina a los lectores castellanohablantes. Lo cierto es que, desde su origen, la página web de la Generalitat elabora contenidos en castellano (no como lo que hace la web de la Moncloa o del Congreso con el catalán, por cierto).

gencat

Estimados amigos españoles que leéis este blog desde más allá, bla, bla, bla… Dejadme que os explique el ciclo informativo que se produce día sí y día también en esta “noción” llamada España. Lo haré en forma de cuento porque será más divertido:

Érase una vez un político, un periodista o un tertuliano (o todo a la vez), al que le repite la demagogia por una mala digestión del ego, que deja escapar un eructo intelectual ante un determinado público. Érase un ciudadano cargado de prejuicios, hipersensible ante el proceso independentista, desinformado vocacionalmente y adicto a odiar aquello que, ni entiende, ni quiere entender. Érase muchos ciudadanos, como el anterior, que deciden acceder a las redes sociales. A estos ciudadanos les llega el eructo intelectual del político, periodista o tertuliano de turno y deciden incorporarlo en su cosmogonía particular, en su visión sobre el origen de las cosas que, obviamente es España y después, España. Estos ciudadanos dan altavoz al eructo y el eructo se multiplica hasta que Wagner se remueve en su tumba pensando que la Cabalgata de las Valkirias le salió flojita en comparación. Y ya está, el eructo se transforma en algo asumido como cierto. Tuits, retuits, odio en 140 caracteres, tertulias que hablan sobre tertulias, tertulianos atrapados en una tertulia permanente, tuits que hablan sobre tertulianos atrapados en tertulias permanentes y tertulias que se dedican a analizar los tuits que hablan sobre tertulianos atrapados en tertulias permanentes. Y mientras, los ecos del eructo intelectual buscan su lugar en la hemeroteca. ¡¡¡¡Croaaaaaaaaaaaaaaaccccccc!!!! Y todos fueron felices eructando felices.

Mariano Rajoy Brey podría haber encendido su móvil, haber tecleado “Generalitat de Catalunya” en el Google y haberse informado antes de su regurgitación, de su eructo amargo. Estaba a un click de la verdad. Como en demasiadas ocasiones está Manolo que bebe su cuarta cerveza y llena su boca de bravas, el cuñado locuaz, Federico Jiménez-Losantos y los miles de tuiteros sin vida emocional aparente más que odiar. A un click de la verdad.

#Àlex_Ribes

Em pots seguir a

logotw  Twitter @blogsocietat 

Unknown Facebook

poster

Advertisements

One comment

  1. Retroenllaç: A un click de la verdad #PifiaRajoy | pepitaprats