El noble arte de la evacuación intestinal

mario

Estimado, o no:

Soy consciente de que mis habilidades matemáticas no son como para ganar la Medalla Internacional para Descubrimientos Sobresalientes en Matemáticas, también llamada Medalla Fields (o, como diría Kiko Rivera: Medalla Fis… Fils… Fists…). Pero a pesar de que mis conocimientos en matemáticas son lamentables, no me salen las cuentas. En un arranque de extroversión intestinal afirmas que te cagas en los putos catalufos hijos de puta (o dicho de otra manera, catalanes que ejercen la prostitución y que, a su vez, son hijos de prostitutas. Vamos, que la franquicia putera es una especie de negocio familiar que se transmite de padres a hijos, igual que si de los derechos sobre la corona se tratase). Como no das más datos, imagino que los agraciados con una lluvia de tus excrementos deberíamos ser todos los catalanes. Y es aquí donde no me salen las cuentas. En la primera mitad del 2016 la cifra de catalanes fue de 7.412.194 personas. Teniendo en cuenta que las deposiciones diarias de un ciudadano medio occidental se sitúan entre 100 y 200 gramos y que se supone que lo que te apetece es cagarte en todas y cada una de las personas censadas en Catalunya, yo diría que deberías regalar una evacuación diaria por cada uno de los catalanes. Ya que estamos, hagámoslo bien. Uno debe llevar a cabo sus sueños, cueste lo que cueste.

Realicemos un sencillo cálculo: necesitarás 7.412.194 días para completar tu plan. Eso supone 20.307 años defecando. Es decir, tu proyecto vital acabaría en el año 22.324 (es posible que entonces ni siquiera esté Jordi Hurtado presentando Saber y ganar). Si calculamos unos 150 gramos por deposición, necesitarías, nada más y nada menos, que 1.111.829 Kg de pestilente materia fecal. Tela marinera. Necesitarías mucho desodorante para no parecer los lavabos portátiles de un festival veraniego de música.

¿Estás seguro? ¿Tienes realmente la intención de dedicar todas tus energías a esa labor? Piensa que, si quisieras reducir los plazos de entrega para completar tu plan con mayor celeridad, deberías hincharte a comer fibra y yoghourts con L-Casei Inmunitas. Dicho de otra forma, tu vida parecería un crossover entre un anuncio de José Coronado y otro de Pato WC. Triste destino para un catalanófobo. Comer y defecar. Comer y defecar. Comer y defecar. No sé… quizá me equivoco pero tengo la impresión de que tus padres no te invitaron a esta fiesta para que dediques tu vida a estar sentado en un inodoro. Además te restaría tiempo para profundizar un poco en el estudio de la ortografía castellana. La vida es más bonita que todo eso. ¿No cuentas en tu haber con otro tipo de sueños? ¿Tener una carrera profesional? ¿Enamorarte? ¿Viajar a Catalunya para comprobar si son ciertos tus prejuicios? En serio, cágate menos en personas que no conoces e intenta tener una vida propia. No te puedes ni imaginar los beneficios que se adjuntan a una vida normal.

#Àlex_Ribes

Em pots seguir a

logotw  Twitter @blogsocietat 

Unknown Facebook

poster

Advertisements