Y ahora, Mister Demagóguez #GarcíaAlbiol

albiol

Estimado, o no, Xavier:

¿Seguro que entendiste el argumento de la película de Spielberg? Tampoco es tan complicada. Si incluso “Buscando a Nemo” es más difícil de comprender. ¿Parece tan tonta Dory o sólo es un problema de memoria? Pregúntaselo a algún niño o niña porque seguro que tiene la respuesta.

En fin, aunque me tengas bloquado en Twitter, te voy a explicar el argumento de la peli de Spielberg en un intento de defender el buen cine y, sobre todo, la memoria de los millones de personas muertas en el genocidio.

Oskar Schindler fue un empresario que incluyó los nombres de unos 1200 judíos en una lista para convencer a los nazis de que eran imprescindibles en su fábrica de utensilios de campaña para el ejército. Este acto de altruismo y de solidaridad los salvó de la cámara de gas. No hizo una lista de los 40 principales con las subidas y bajadas de la semana, ni un ranking de estupideces proferidas por un político populista. La lista de Schindler no tenía nada que ver con buenos y malos.

Hitler sí que hizo listas de buenos y malos. Y en la lista de los buenos estaba Franco. Éste, a su vez, también escribió listas de buenos y malos. Unos acabaron en ministerios, secretarías o subsecretarías y otros acabaron en la cárcel o en el garrote vil. De los “buenos”, algunos ministros, como Manuel Fraga, fundaron años más tarde el partido en el que militas. ¿Entiendes ahora la diferencia entre el argumento de “La lista de Schindler” y el de películas como “El verdugo” del genial Luís García Berlanga?

Por cierto, lo de banalizar el nazismo empieza a ser una costumbre, ¿no? Y es que, si quieres referencias cinamatográficas para tu demagogia, te recomiendo “Memento”. Trata de un tipo que ha perdido la memoria.

#Àlex_Ribes

Em pots seguir a

logotw  Twitter @blogsocietat 

Unknown Facebook

poster

Anuncis