Las palomas y sus problemas intestinales en pleno vuelo

rosa

Estimada, o no, Rosa:

¿Has sufrido alguna vez la experiencia de comprobar que una paloma ha decidido que tu cabeza es el mejor lugar para lanzar un regalito en forma de excrementos y que, además, lo ha conseguido? Es molesto, ¿no? Piensas que se ha debido dar una extraña e improbable conjunción espacio-tiempo para que el ave haya logrado que su proyectil impacte en tu rubia cabellera. Miras a tu alrededor y ves muchos metros cuadrados en los que la paloma podría haberse vaciado. Sin embargo, allí estás tú, con la pestilente muestra de las habilidades de un ave en su vuelo. Pues bien, a veces siento que algunos líderes de opinión intentáis más o menos lo mismo que realizan algunas palomas con tanta destreza. Lanzáis excrementos intelectuales con la esperanza de que manchen a alguien. Además, en el caso de los catalanófobos se ha convertido en una auténtica obsesión. Así, vuestro Twitter adquiere la apariencia de una especie de campo de tiro para palomas con problemas intestinales. Lanzáis mierda, día sí y día también, para desacreditar a un colectivo de siete millones de personas cuyo principal delito parece ser que es el de llamarse a sí mismos catalanes.

Te voy a dar unos cuantos datos que seguramente a ti no te harán reflexionar y cambiar de ideas (al fin y al cabo, los prejuicios se agarran tanto a algunas personas que ya resulta imposible cualquier tipo de cambio). En el 2015 vivían en Catalunya 214.000 marroquíes, 93.668 rumanos, 51.510 chinos, 48.733 italianos, 42.787 paquistaníes, 21.319 rusos y otras muchas personas venidas de una enorme diversidad de países, hasta alcanzar una población de 1.028.069 habitantes de origen extranjero. Quizás estés convencida de que TV3 somete a estas personas a un lavado de cerebro que provoca la necesidad en ellas de que sea el catalán la primera lengua que desean aprender. Todo un mérito para una televisión con una audiencia de un 10-13%. Pues si eliminases de tu cuerpo la Cuñadotoxina con un poco de información y menos prejuicios, quizás y solamente quizás, descubrirías que esto no es cierto. Los inmigrantes aprenden en primer lugar castellano y, si ponen empeño, en segunda instancia el catalán. Muchas veces esta integración en la lengua y en la cultura catalanas se realiza a través de sus hijos que estudian castellano, catalán e inglés en el sistema educativo catalán. ¿A que no vives en Catalunya? ¿A que todo lo ves desde lejos? Pues eso, Rosa.

No te preocupes porque el castellano se habla, se escucha, se escribe, se publica y se emplea sin ningún tipo de problema en Catalunya. No hay peligros para los castellanoshablantes. Lo peligroso es la mentira y la maldad que la acompaña. Porque cuando una persona actúa de paloma, volando con las alas de la demagogia y creyéndose por encima del bien y del mal, lo único que puede acabar encima de las cabezas de la gente es la mierda más genuina y tóxica.

Por lo tanto, por muy reaccionario que se haya vuelto El País, si quieres un reportaje sobre lo peligroso que resulta hablar castellano en Catalunya, lo mejor que puedes hacer es comprarte la revista Año Cero. Allí encontrarás reportajes sobre ciencias ocultas, ovnis, ciencia, parapsicología, miedo, terror y, sobre todo, ciencia ficción. Mucha ciencia ficción, Rosa. 

port_anocero_marz13_grande

#Àlex_Ribes

Em pots seguir a

logotw  Twitter @blogsocietat 

Unknown Facebook

poster

Advertisements