Una oda a las despedidas de soltero por cortesía de Ed Sheeran #Barcelona

Ivor Novello Awards, London, Britain - 21 May 2015

Dear, or not, Ed:

Como veo que te has soltado con esto del castellano, permíteme que me dirija a ti en la lengua de Don Simón (que da nombre a una bebida local de las que te gustan). Pero antes de entrar en materia, voy a poner en antecedentes a los posibles lectores de esta carta. Ed Sheeran, cantautor británico nacido en Hebden Bridge, localidad de Inglaterra (casi expareja de la Unión Europea). Según Tripadvisor en Hebden Bridge hay cinco monumentos y puntos de interés, cuatro atracciones de vida nocturna, dos de diversión y entretenimiento y un lugar para realizar conciertos y espectáculos llamado The Trades Club, que obtiene muy buena nota entre sus clientes. Pues bien, en tu último disco has escrito una canción llamada Barcelona. Te iba a dar las gracias, pero no adelantemos acontecimientos. De la letra quiero destacar la tercera estrofa:

Las ramblas, I’ll meet you.

We’ll dance around la Sagrada Familia (Barcelona).

Drinking sangría.

Mi niña, te amo mi cariño (Barcelona).

Mamasita rica.

Sí, te adoro, señorita (Barcelona).

Los otros, viva la vida.

Come on, let’s be free in Barcelona.

Las ramblas, I’ll meet you.

Come on and dance with me in Barcelona.

Drinking Sangría.

I just want to be in Barcelona.

Mamasita, rica.

Feel that summer breeze in Barcelona.

Nosotros, viva la vida.

Siempre vida, Barcelona.

Es un honor que te hayas enamorado de nuestra ciudad. Yo también lo estoy. Te doy sólo una cifra para que veas que no estamos solos: por el aeropuerto de El Prat circularon 44,1 millones de pasajeros el año pasado. Barcelona es una ciudad maravillosa. Lo que sucede es que el nivel de análisis que has mostrado en tu canción sobre esta ciudad histórica es equiparable al que haría Homer Simpson sobre una exposición de Pollock: “¡Mosquis! Son manchas de pintura. ¡Cerveeeeezaaaa!”.

Y es que lo del “drinking sangría” y “mamasita rica” es el mejor homenaje que se le ha hecho a las despedidas de soltero por cortesía de Ryanair. Ya sólo te hubiese faltado escribir algún verso del tipo “ponte una polla de plástico en la cabesa” o “dos servesas, camarerou”.

Digo yo que cuando estuviste en Barcelona y te quedaste prendado de su belleza, habría algo más que te llamase la atención, ¿no? Ya sé que el modernismo, su arquitectura del siglo XXI o la elegancia del Passeig de Gràcia, quizás no sean muy relevantes cuando el principal interés es la sangría y comerse unas fajitas en un mexicano. ¡Mamasita, rica! Pero… no sé… ¡un poquito de por favor! ¡Que aunque hubieses hablado del Museo del Barça, ya te hubiese comprado tu homenaje!

En fin, sé que el próximo 9 de abril cantas en Barcelona. Te deseo toda la suerte del mundo y que se agoten las entradas allá donde actúes. Sólo te pido que no salgas al escenario con un gorro de mexicano cuando hagas referencia a una ciudad tan rica culturalmente y en la que hay muchos más atractivos que la sangría. Aunque, si quieres aparecer con una polla de plástico en la cabeza, hazte un selfie para echarnos unas risas. Siempre vida, Barcelona.

Àlex_Ribes

Em pots seguir a

logotw  Twitter @blogsocietat 

Unknown Facebook

Llibre a la venda

poster

Anuncis