Mariano Rajoy no podría ser estudiante de Erasmus

mariano

Estimado, o no, Mariano:

No quiero que interpretes esta carta como un intento de ofrecerte un discurso paternalista. Sólo pretendo ayudarte. Te escribo sobre todo por tu bien. Me interesa mucho tu futuro como joven que está intentando abrirse camino en el complicado mercado laboral. Y es que, para tener éxito en muchas entrevistas de trabajo, hay tres exigencias que cualquier joven debería poder cumplir. La primera es el carnet de conducir. Supongo que por esa no hay problema, ¿no? Ya sé que como político profesional desde 1981 ya te habrás acostumbrado a tener coche oficial y chófer. Por este motivo sería recomendable que de vez en cuando condujeras tu coche. Nunca se sabe lo que puede suceder después de tu estancia en la presidencia de gobierno. Si te has de buscar la vida como comercial o como repartidor es esencial tener el carnet y saberte mover por la ciudad.

Otro de los conocimientos que se piden en muchos procesos de selección laboral es el que hace referencia al apasionante campo de la informática, especialmente de la ofimática. ¿Cómo lo llevas? ¿Office nivel usuario como dicen muchos? ¿O eres capaz hasta de hacer powerpoints con GIF’s y títulos animados? No es un tema menor, Mariano. Los jóvenes no solamente debéis saber subir una foto a Instagram o enlazar un vídeo a YouTube. ¿Sabrías enviar un archivo adjunto al Tribunal Constitucional? ¿Y hacer un Excel para llevar al día una contabilidad extracontable que permita pagar indemnizaciones en diferido simuladas mediante un acuerdo entre las partes? Bueno… en todo caso Cospedal te puede hacer un vídeotutorial.

Pero de los conocimientos más importantes que debe tener un joven, sin duda, el dominio del inglés es fundamental. Lo de no responder a un periodista extranjero porque te ha hecho una pregunta en inglés no es de recibo. Uno espera que sus líderes, esos que tanto se llenan la boca con la palabra futuro cuando hablan a los jóvenes con condescendencia y paternalismo, sean capaces de dar ejemplo. Mira, Mariano, que la vida está muy achuchada, que a todos nos gusta trabajar cerca de casa y tener contratos fijos pero, como joven, quizás te tengas que buscar la vida fuera de España. Fátima Báñez lo llamó “movilidad exterior” y tu ministro de exteriores dijo que los jóvenes emigran fuera por “inquietud” y “amplitud de miras”. Como ya sabemos que eres un joven inquieto y con enorme amplitud de miras (si no seguramente no serías presidente de un país de casi 47 millones de personas) deberías mejorar tu nivel de inglés. Es que ahora mismo no estás ni para hacer un Erasmus, ni para trabajar en un Starbucks. Podría ser un drama que fueses el encargado de escribir los nombres de los turistas en los Frappuccinos. Maikel, Estiven,Greis… Te convertirías en el hazmerreír del sector turístico. De momento has tenido suerte porque, para ser presidente del gobierno de España, con pertenecer al club de los monolingües que exigen a los bilingües que sean trilingües ya es suficiente pero, Mariano, la vida da muchas vueltas y no siempre en una puerta giratoria. Además, dicen que en Erasmus se liga un montón.

Àlex_Ribes

Em pots seguir a

logotw  Twitter @blogsocietat 

Unknown Facebook

Llibre a la venda

poster

Anuncis