Soy un catalufo de mierda

catalufos

vascos

madrileños

gallegos

andaluces

Estimados, o no:

Para vosotros, lo que une a los españoles no es ni la monarquía, ni la Constitución, ni la siesta, ni la sangría, ni el pasodoble. La patria común e indivisible de todos los españoles es la MIERDA, esa gran mierda como espacio mental, como demarcación atávica en la que situar aquello que se desprecia. Así, la mierda se convierte en el pegamento de un país plurinacional, diverso, ecléctico. Y ya puede dar el rey un millón de discursos de Navidad con su lenguaje corporal de “no os preocupéis, he venido a salvar la unidad de la patria” que la mierda, con todo su poder, se erigirá en circunscripción única. No hace falta una caverna mediática destilando litros de bilis, ni exministros de exteriores duchándose en ego, ni Aznares o salvapatrias varios para encontrar un lenguaje que una a un señor de Vic con otro de Cuenca. Es la mierda, en un nivel de multipropiedad, la que ha extendido sus brazos para acoger a los españolitos.

La mierda siempre ha estado presente. De alguna manera representa ese lugar en el que vivimos los que molestamos, ya sea porque nuestra arquitectura mental se aleja de vuestras preconcepciones o porque desestabilizan aún más vuestro pequeñito mundo de prejuicios, ya de por sí desequilibrado.

Soy un catalán de mierda, eso sí, orgulloso de serlo. Estoy orgulloso de que otros consideren que mi destino último debe ser la mierda, por el simple hecho de ser catalán. Porque, desde la mierda, la mirada es más amplia. Cuando no puede haber nada peor que la mierda, cuando vosotros nos habéis situado en ese espacio mental porque nos negáis, porque nos odiáis o, simplemente, porque sí, es cuando más orgulloso me siento de alejarme de vosotros. Y en ese espacio espero encontrarme con otros andaluces de mierda, gallegos de mierda, vascos de mierda y, ya que estamos en ello, con homosexuales de mierda, moros de mierda, negros de mierda, sudamericanos de mierda, mujeres de mierda y con todos aquellos que fueron expulsados del lugar que conquistaron los mediocres. Vayámonos todos los librepensadores, las minorías, los marginados, los prejuzgados y los abandonados a la mierda. Y fundemos un nuevo espacio mental. Vivamos en la mierda pensando que a partir de entonces todo puede ser mejor. Seamos aves fénix que salen victoriosas de la xenofobia, de la homofobia, del racismo o del machismo para crear un territorio por explorar. Soy un catalufo de mierda, no lo olvidéis cuando echéis de menos encontrar a alguien a quien hacer responsable de vuestros fracasos.

Àlex_Ribes

Em pots seguir a

logotw  Twitter @blogsocietat 

Unknown Facebook

Llibre a la venda

poster

Advertisements