La brigada IMSERSO

C72k2EsX0AAoQBI.jpg-large

Estimada, o no, Susana:

¡Qué extraordinaria noticia la regeneración del PSOE! Te veo rodeada de juventud por todas partes: Alfredo Pérez Rubalcaba, Felipe González, José Luis Rodríguez Zapatero y Alfonso Guerra. Entre los cuatro solamente suman 272 años. No se veía tanta juventud junta desde que Matusalen cumplió 960 años y decidió celebrarlo bailando twerking. No veas cómo movía el culo el abuelo, feliz de haber llegado a una edad tan avanzada sin un plan privado de jubilación. Es cierto que el ruido que producían sus articulaciones sólo lo podría haber igualado el centrífugado de una lavadora cargada de dentaduras postizas pero la vitalidad del milenial (nunca mejor dicho) creó un gran momento bíblico.

No sé si has oído esa maravillosa expresión de “la vida le dio un giro de 360 grados”. La suelen pronunciar personas que lo más parecido a un libro de geometría que han visto ha sido el triángulo de emergencias del coche. Sin embargo, aunque la metáfora no defina muy bien lo que es un cambio radical, hay ocasiones en las que la frase adquiere todo su sentido. El socialismo español es un buen ejemplo. Después del varapalo electoral del PSOE y de haber facilitado cuatro años más de un presidente tragicómico, llegas tú con la brigada IMSERSO prometiendo regeneración e ideas nuevas. ¡Bravo! Lo siguiente es recuperar a Rosa Díez y cambiar el logo del partido por el Naranjito (bueno… ése quizás es de Ciudadanos).

Pues nada, que el PSOE ha dado un radical giro de 360 grados: las momias siguen siendo momias, los barones siguen mandando, la juventud está arrinconada y hablar de socialismo español resulta tan viejuno como poner de perfil en Facebook una portada de Los Pecos.

hqdefault

Àlex_Ribes

Em pots seguir a

logotw  Twitter @blogsocietat 

Unknown Facebook

Llibre a la venda

poster

Anuncis