Catalanes I de Catalunya y IX de Andalucía

triana

Estimados, o no, socialistas:

Siempre me ha hecho gracia el rey Carlos I de España y V de Alemania. Pero no por el hecho de haber nacido cuando su madre estaba en el retrete. Por cierto, una lástima que en aquella época no hubiese Instagram. La escena debió ser preciosa. Seguro que dudaron entre traer papel higiénico, avisar a la comadrona o decirle a Jordi Hurtado que en el futuro no explicara la anécdota en el programa. Decía yo que siempre me ha hecho gracia ese rey de los Austrias por el sobrenombre: primero en España pero quinto en Alemania. Que sería un poco como el Real Madrid en el caso de jugar la Bundesliga, sin árbitros españoles a favor.

Este rey no tenía las obsesiones compulsivas de Felipe II, la abulia de Felipe III, la adicción al sexo de Felipe IV, la catalanofobia de Felipe V o la… bueno, de la sexta temporada no me reiré porque la Audiencia Nacional está un poco suelta con esto de los chistes y las metáforas. El caso es que el monarca era capaz de desdoblarse profesionalmente, igual que esos periodistas que graban en vídeo la rueda de prensa, hacen la crónica radiofónica, publican las fotos, redactan la noticia en páginas webs y hacen un post en el Facebook. Todo por un sueldo. Periodismo low cost, lo llaman. Yo prefiero llamarlo explotación.

Bueno, pues ahora resulta que, gracias a la cosmopolita visión socialista, Catalunya es la novena provincia de Andalucía. ¡Olé! Sin pedirnos permiso, han decidido que los catalanes también somos andaluces. Nos han adoptado. ¡Qué feliz que soy! Por arte de magia, a los catalanes nos ha desaparecido el déficit fiscal. Mira qué bien. Precioso. Es una manera muy original de tender lazos entre comunidades.

Quizás se podría haber dicho que Andalucía es la quinta provincia catalana, teniendo en cuenta el elevado número de inmigrantes andaluces que con su esfuerzo ayudaron a construir Catalunya, especialmente desde los años 70, y que, además, vieron en ella una tierra de acogida en la que tener futuro. Pero, no. Catalunya es la novena provincia andaluza. Muy bien. Pues nada. Aquí estamos para lo que queráis. Lo que pasa es que, después de que Susana Díaz dijese que los catalanes queremos “trocear la riqueza de España”, me extraña ese repentino ataque de…

a) Amor interesado.

b) Colonialismo.

c) Demagogia.

d) Hoy no baila Iceta.

e) Todas las respuestas anteriores son correctas.

A partir de ahora seremos Catalanes I de Catalunya y IX de Andalucía. Como Albert Rivera, pero al revés.

Àlex_Ribes

Em pots seguir a

logotw  Twitter @blogsocietat 

Unknown Facebook

Llibre a la venda

poster

Advertisements