¡¡¡Chanquete tiene lupus!!! #Comuns #RepúblicaMonarquía

comuns

Estimados, o no, innovadores:

En el mundo de la televisión, un crossover es la aparición de uno o varios personajes de una serie en otra. Los casos más famosos han sido los de los Power Rangers y las Tortugas Ninja, CSI y Sin Rastro o Fernández Díaz y Mortadelo y Filemón (gran serie, por cierto). La idea es lograr cierta resonancia mediática confrontando a personajes que pertenecen a mundos ficcionales diferentes. Como podéis imaginar, este recurso narrativo activa la imaginación de los guionistas (y de los blogueros… ejem… ejem…) a límites insospechados. Por ejemplo, ¿qué haría Rouco Varela en Sexo en Nueva York? ¿Qué mentiras publicaría Eduardo Inda en Borgen? ¿Y un crossover entre House y Verano Azul? Podríamos ver a Pancho gritando: ¡¡¡Chanquete tiene lupus!!! ¡¡¡Chanquete tiene lupus!!!

Y es que esto de los cruces entre series, cómics, películas o novelas tiene su gracia. Es divertido. Pero no estoy tan seguro de que pueda funcionar con las formas de Estado. ¿Proponéis una república catalana dentro de una monarquía española? Como capítulo para Black mirror está bien, pero como fórmula para solucionar el conflicto entre España y Catalunya, se me antoja un poco extraño. Es como poner a un Minion de peón dentro de un tablero de ajedrez. Puede tocar perfectamente la guitarra (perdón, el ukelele) pero no sé si estaría dispuesto a seguir las reglas de un rey y de una reina que dejan avanzar a los peones solamente una casilla y además son los primeros que mueren.

Por eso, vamos a dejar claro que entre monarquía y república la principal diferencia es quién ostenta la jefatura del Estado y el sistema por el que ese puesto pasa de una mano a otra. En el caso de las monarquías, el jefe del Estado es el Rey y el puesto es vitalicio y hereditario, pasa de padres a hijos (las amantes del rey quedan al margen… o no). En el caso de las repúblicas, la jefatura del Estado se ostenta por un representante político elegido por los ciudadanos para un determinado período de tiempo. Una vez vencido este período, los ciudadanos son convocados para elegir a un nuevo representante. Es decir, al primero lo elige la unión entre un espermatozoide y un óvulo, mientras que el segundo obtiene el poder gracias a la unión entre un recipiente, llamado urna, y una papeleta. Las uniones entre recipientes y espermatozoides también se dan: se les llama Bancos de semen.

En resumen, creo que el crossover entre una monarquía (como la sueca) y una república independiente solamente la ha logrado IKEA.

hqdefault

Àlex_Ribes

Em pots seguir a

logotw  Twitter @blogsocietat 

Unknown Facebook

Llibre a la venda

poster

Advertisements