Catedrático en cuñadismo @lugaricano

garicano

Estimado, o no:

En 1990 el abogado Mike Godwin estableció la regla de analogías nazis, más conocida como Ley Godwin. El enunciado asegura que “a medida que una discusión en internet se alarga, la probabilidad de que aparezca una comparación en la que se mencione a Hitler o a los nazis tiende a uno”. Pues bien, desde que empezó el proceso de independencia catalán, el señor Godwin se está ganando el derecho a tener calles y avenidas por toda la geografía catalana. Y es que, el odio que los catalanes recibimos día sí y día también a través de las redes sociales, ha convertido al abogado en una especie de Isaac Asimov de esta sociedad desquiciada, infantiloide y narcisista.

Cierto es que muchos de los que abonan las semillas del odio con este tipo de comparaciones no pasarían un test de inteligencia mínimamente riguroso. Sin embargo, que todo un catedrático y director del departamento en la Escuela de Economía y Ciencia Política de la London School of Economics proponga su candidatura a “cuñado del año” es algo que nos lleva a un pesimismo vital difícil de superar. Creemos, seguramente de manera ingénua, que la inteligencia y la cultura pueden ser herramientas poderosas para conseguir modelos sociales más justos. Pensamos que, más allá de las discrepancias políticas, las personas con recursos intelectuales deberían buscar argumentarios que no se dejaran llevar por la famosa Ley de Godwin. Qué equivocados estamos. Porque, más allá de los títulos académicos, de la experiencia profesional y de la inteligencia, hay valores que no tienen nada que ver con el bagaje profesional o académico. Es la apuesta decidida por el respeto y por no insultar la inteligencia propia o ajena con chascarrillos más propios de una cena de empresa regada con alcohol que de un académico. Créeme, reivindicar un referéndum de autodeterminación no tiene absolutamente nada que ver con el nazismo, como tampoco lo fue votar en un referéndum la Constitución española, por mucho que se escribiera con el aliento de los militares en el cogote.

No vamos bien. Así, no. Puedes tener miles de seguidores, ser catedrático o vicepresidente de ALDE; puedes mirarte en el espejo pensando que has tenido éxito, puedes añadir muchos ceros a tu cuenta corriente, puedes acostarte pensando que eres el puto máster del universo pero hay ocasiones en las que Twitter te desnuda. Son momentos en los que es fácil recordar una frase del mayor best seller que se ha escrito: ¿de qué le sirve al hombre ganar el mundo, si pierde su alma?

Àlex_Ribes

Em pots seguir a

logotw  Twitter @blogsocietat 

Unknown Facebook

Llibre a la venda

poster

Anuncis

One comment

  1. Retroenllaç: Catedrático en cuñadismo @lugaricano | pepitaprats