Si te soy “franco”, debo decirte que tu idea de la libertad parece escrita por Homer Simpson (en el caso de ser facha)

2017-04-13 22.17.48

Estimado, o no, Pedro:

Me ha parecido muy interesante tu reflexión. Especialmente, la de que en la época de Franco “no te multaban por hablar por el móvil conduciendo”. No estoy seguro, pero quizás es porque en la época del biscúter todavía no se había inventado el móvil. Déjame que mire la Wikipedia para confirmarlo. Tampoco en la época de Franco nadie te insultaba por Twitter. Cierto. Y es que el primer tuit que escribió Jack Dorsey data del 21 de marzo de 2006. Y, aunque te sorprenda, no fue un “Arriba España” sino la frase “just setting up my twttr”. Por lo tanto, el fundador de Twitter se lanzó a la aventura del microblogging 30 años, 4 meses y 1 día después de que Franco entrara en autocombustión fascista.

Lo que sucede es que planteas una sociedad un poco peligrosa. De tu magnífico tratado sobre lo que es la libertad se extrae que, según tú, una sociedad utópica sería aquella en la que, entre otras cosas:

a) se pudiera conducir a 200 Km/h si la potencia de tu coche lo permite y sin importar el riesgo que esto tuviera para otros conductores,

b) fuese legal conducir después de haber ingerido alcohol, siempre y cuando el cuerpo no hubiese alcanzado todavía el coma etílico,

c) no pudiese quedar registrado en vídeo un atraco a un banco para facilitar la posterior detención de los delincuentes,

d) los coches sin frenos circulasen a tu lado, o mejor aún, detrás tuyo,

e) los aviones o los hospitales pareciesen Londres con niebla y

f) se pudiese pegar con total impunidad a un niño en el colegio sin que se hiciese nada al respecto.

Eso sí, en tu utópico modelo de sociedad franquista, te olvidas mencionar varios hechos:

a) 400.000 muertos en ajusticiamientos, asesinatos y desapariciones forzosas,

b) 30.960 niños robados a sus padres,

c) la cuarta parte de los profesores fueron expulsados de la enseñanza,

d) la persecución de todas las lenguas que no fuesen el castellano. Es decir, su prohibición en la administración, la escuela, la universidad, los medios de comunicación, en la señalización pública y, en general, en toda manifestación pública,

e) las multas económicas, embargos de cuentas bancarias e incautaciones totales o parciales de bienes a todos aquellos considerados contrarios al régimen,

f) la represión laboral concretada en despidos e inhabilitaciones por el delito de pensar diferente,

g) la prohibición de partidos políticos, asociaciones, sindicatos y periódicos no afines al franquismo y, por último,

h) la censura en discos, libros, cine, teatro, artes plásticas, etc.

Eso sí, si crees que con Franco eras más libre, te pido que busques definitivamente la libertad: bébete veinte cubatas, súbete a una moto potente, no te pongas casco, dirígete a un camino forestal de esos que no tienen un acceso permitido para vehículos, pon la moto a 200 Km/h e intenta fumarte todos los cigarrillos que te prohíben en los trenes, hospitales, bares y trabajo. Pero, sobre todo, cuando un árbol cabronazo se te cruce por delante, en medio de la neblina provocada por la cogorza y la falta de equilibrio ocasionada por el décimo intento de encender un cigarrillo, intenta escribir un tuit que diga: viva Franco, ya soy libre.

Agraïment: a Geòrgia Mainou per aquesta captura de pantalla.

Àlex_Ribes

Em pots seguir a

logotw  Twitter @blogsocietat 

Unknown Facebook

Llibre a la venda

poster

Advertisements