Nueve reinas: “putos no faltan, lo que faltan son financistas”

zelery

Estimado, o no:

Realmente no sé en qué te basas para decir eso. ¿Te has mirado bien en el espejo? Quizás estás buenísimo. Haz la prueba. Desnúdate. Venga… machote, que lo estás deseando. Empieza por quitarte los zapatos… después los calcetines… ahora los pantalones… la camiseta… ummmm… venga… ummmm… lo último: los calzoncillos. ¿Ya? ¿Qué ves? Quizás tienes un cuerpazo hecho para el pecado. Pon los músculos tensos. ¡¡¡Ummmmm!!! Mira que pechotes… más duros que el cemento. Uf, qué pezones. Se podría hacer rodar un spinner en ellos. ¿Y los brazos? Haz bola. Tremendo. Date la vuelta. Mira qué culito… Sexy man… Hombretón…

No sé por qué dices que para los hombres es más complicado dedicarse a la prostitución para evitar la indigencia. Además, la prostitución no es una ONG que saca a las personas de la pobreza para situarlas en una esfera de felicidad y de reconocimiento social. Seguramente lo que es necesario es un debate y que los partidos políticos se definan ya sobre cómo abordar el tema. ¿Legalización? ¿Abolición? ¿Prohibición? Lo que está claro es que lo que debemos conseguir como sociedad es garantizar un puesto en el mercado laboral a todas las mujeres. El cuerpo de las mujeres o de los hombres no es un terreno de conquista, ni un producto sobre el que ejercer dominio a cambio de unos euros. O quizás, sí. Entre otras cosas porque la libertad es un concepto especialmente abstracto. ¿Somos libres cuando no hay alternativas?

Salir de la prostitución sí que es un derecho. Poder alcanzar un lugar diferente en la sociedad es una garantía de que el sistema funciona algo mejor. Pero ver la prostitución como una buena alternativa a la indigencia lo que traduce, evidentemente, es una cierta indigencia intelectual y ésa tiene un remedio aún más complicado.

Algunas prostitutas reivindican unos derechos laborales, otras quieren una reinserción social y laboral. Eso sí, lo que supongo que todas las mujeres reclaman es un empoderamiento que realmente las haga dueñas de su destino.

Venga, ahora que estás en pelotas y delante del espejo, es el momento de pensar si tú también alquilarías tu cuerpo para salir de la indigencia. Como dice un personaje en la película argentina Nueve reinas: “putos no faltan, lo que faltan son financistas”.

Àlex_Ribes

Em pots seguir a

logotw  Twitter @blogsocietat 

Unknown Facebook

Llibre a la venda en FNACLa casa del llibreAmazon o Laie només per 17 euros. 

poster

Advertisements