El último chiste de Margallo

margallo

Estimado, o no, Margallo:

No sé ver qué aspecto negativo puede tener un desafío intelectual y menos aún en el centro de Madrid, tan necesitado como está de desafíos intelectuales. Me parecería un poco extraño un desafío a ver quién orina más lejos o a un “gurning”, consistente en comprobar quién es capaz de poner la cara más cómica posible. Aunque también cabría la posibilidad de que tú y Puigdemont os retarais a un “cheese rolling”, actividad en la que se persigue un queso mientas rueda pendiente abajo o a un “air guitar”, desafío en el que hay que simular que se toca una guitarra eléctrica… pero sin guitarra. ¿Y qué tal un desafío sexual en el centro de Madrid? ¿Mola más? Avisa si creas un evento en Facebook.

Pero más allá de lo que la gente es capaz de hacer para obtener un minuto de gloria, déjame que me detenga un poco en el hecho de que a un exministro le preocupen los desafíos intelectuales. El progreso del ser humano seguramente no está basado en el “gurning”, en el “cheese rolling” o en el “air guitar” (por lo que respecta a los desafíos sexuales, prefiero documentarme sobre el tema, si no te importa). Y es que si algo ha tenido el progreso humano a su lado han sido los desafíos intelectuales. Fue un reto intelectual averiguar cómo se podían transportar más rápidamente los objetos pesados. Y nació la rueda. Fue también un reto intelectual inventar algún sistema que permitiese una mayor producción de libros y de difusión de la cultura. Y nació la imprenta. Y fue, por supuesto, un enorme reto intelectual buscar la manera de que la soberanía se extendiese a más capas sociales y no estuviese concentrada en unas élites autoritarias. Y nació la democracia.

Yo a los políticos no les pido que hagan muecas divertidas, que persigan quesos o que simulen ser Jimmy Hendrix (y mucho menos les exijo ninguna proeza sexual) pero sí que les exijo que desafíen intelectualmente a sus oponentes para que de esta dialéctica nazcan ideas con posibilidades de implementarse positivamente y sean beneficiosas para toda la sociedad. El problema es que hemos llegado a tal nivel de paroxismo nacionalista español que hasta se demonizan los desafíos intelectuales. Al parecer, que un presidente de la Generalitat vaya a Madrid a explicarse, a ofrecer sus argumentos y a dar razones es algo que no cuadra con según qué arquitecturas mentales. Al final, cualquier acción que suponga un desafío al establishment va a ser vista como algo negativo. Lo próximo será un desafío sentimental, un desafío emocional, un desafío moral, un desafío metafísico o un desafío trigonométrico.

Hasta que lleguen esos desafíos al menos es bueno saber que ya has empezado a hacer “gurning”.

Margallo-Gobierno-permanente-Marruecos-Haddi_EDIIMA20150624_0165_17

Àlex_Ribes

Em pots seguir a

logotw  Twitter @blogsocietat 

Unknown Facebook

Llibre a la venda en FNACLa casa del llibreAmazon o Laie només per 17 euros. 

poster

Advertisements