#KikoRiveraEurovisión

josegarcia

Estimado, o no:

Tienes razón. El modélico reino de España no debe enviar a otro catalán a Eurovisión. Ya sabes lo que sucede cuando enviamos catalanes a la NBA; a los campeonatos de motociclismo; a la Guía Michelin; a The World’s 50 Best Restaurants; al MIT; a PIXAR; a diferentes universidades americanas para realizar investigaciones científicas; a dirigir orquestas como la Orquesta Sinfónica de la Fundación Calouste Gulbenkian, la Orquesta Camerata de Salzburgo, la Wiener Kammerorchester o la Philarmonia Baroque Orchestra de San Francisco; a imaginar La Sagrada Familia o a convertirse en referentes mundiales en el mundo del arte. Un desastre, vamos.

Por eso creo que el modélico reino de España debe enviar a la Eurovisión a alguien con la suficiente capacidad de triunfar internacionalmente. Yo propongo a Kiko Rivera.

Este artista neorenacentista reúne las mejores condiciones como candidato del modélico reino de España, que jamás se suma a la xenofobia o el chauvinismo en espectáculos como Eurovisión.

¿Y qué valores posee Kiko Rivera para representar musical y culturalmente a España? En primer lugar, es hijo de una folclórica y un torero. Además, su madre tiene una ligerilla afición a blanquear dinero y ya sabemos lo cool y lo trendy que es esta actividad lúdica en España. Por otra parte, Kiko Rivera es hermanastro de un torero, exconcursante de Gran Hermano VIP y portada recurrente de revistas del corazón. Finalmente, hace gala de una estética cervecera, de chiringuito de playa con pescaíto frito (fofisano, lo llaman ahora) y, sobre todo, es un auténtico llenapistas con temazos como “Sangre caliente” que aúna lo mejor de la música electrónica con la hermosa poesía de la canción protesta de marcadas intenciones intelectuales:

No puedo reprimirme ante tus encantos.

Pretty Girl tú me gustas tanto.

A tu juego yo me adelanto.

Entre tus brazos enloqueciendo.

Pretty Girl me vas encendiendo.

En tu fuego me estoy quemando.

Sí, ya lo sé… utiliza el gerundio para rimar pero, como dijo Yola Berrocal: “vamos, que es gerundio”. Además, ¿lo has oído cantar sin autotune? Se me pone la piel de gallina. O mejor dicho, de gallo.

En definitiva, propongo una campaña con el hashtag #KikoRiveraEurovisión. Dejadnos que los catalanes sigamos en la NBA, ganando títulos en MotoGP, arrasando en premios gastronómicos, investigando en las mejores universidades o soñando con que, un día de estos, desaparezcan los catalanófobos de las redes sociales. Eso sí que sería un premio. Como también lo es valorar las aportaciones culturales andaluzas, a sus artistas (que los tenéis y muy buenos) y esperar que hagáis gala del sentido del humor necesario para entender que, más allá de las virtudes de un cantante, lo que hay que hacer es respetar a todas las personas por razones como su origen. Y ahora, cantemos: Pretty girl…

Àlex_Ribes

Em pots seguir a

logotw  Twitter @blogsocietat 

Unknown Facebook

Llibre a la venda en FNACLa casa del llibreAmazon o Laie només per 17 euros. 

poster

Anuncis