Miguel Ángel Rodríguez y el Club de la Bilis

marbajon

Estimado, o no:

La bilis es una sustancia líquida amarillenta, amarronada o de color verde oliva producida por el hígado. Su sabor es amargo, muy amargo. Después del consumo excesivo de alcohol, el vómito de una persona puede ser verde y la culpable de ese color es la bilis.

No sé si el 3 de mayo de 2013, cuando la policía te detuvo por conducir cuadruplicando la tasa de alcoholemia permitida, notaste ese sabor en tu boca. Tampoco sé si dentro de tu Mercedes Benz A-160 CDI, cuando golpeaste primero a dos vehículos que estaban estacionados en el lateral izquierdo, pegaste un volantazo y chocaste contra otro aparcado en el derecho, notaste la amargura de la bilis, danzando con tu lengua tan dada al insulto. Lo que sí sé es que la amargura se ha instalado en tu discurso, como la lengua de un borracho se instala en la dificultad para verbalizar su soledad o sus carencias afectivas.

Desde que muchos catalanes decidimos que ya estábamos hartos de agachar la cabeza y de aguantar que nos robaran la voz, desde que la sentencia del Tribunal Constitucional nos dejó muy claro que o españoles o nada, nos habéis comparado con lo peor de lo peor. Hemos sido para vosotros nazis, fascistas, norcoreanos, terroristas… La discrepancia con el discurso oficial, con el relato construido por los herederos del franquismo y por los socialistas low cost, nos ha convertido en los malos de la película. Y la única propuesta que hemos recibido ha sido la amenaza, la estrategia del miedo y el insulto. Ni una sincera muestra de diálogo. Ni una sola. Únicamente un Rajoy, intentando quitarse sus legañas intelectuales, con su famosa frase “me gustan los catalanes porque hacen cosas”.

Y ahora para ti, somos violadores y golpistas. Y la bilis en la boca. Y tú tragando amargura.

Será maravilloso ese día. La gente en la calle celebrándolo. Un nuevo estado. Recién nacido. Adiós Antonio Burgos. Adiós Jiménez Losantos. Adiós César Vidal. Adiós Fernández-Díaz. Adiós Salvador Sostres. Adiós Aznar. Adiós Rajoy. Adiós Miguel Ángel Rodríguez Bajón (curioso segundo apellido). Adiós al club de la bilis. Ya podéis ir comprando un buen elixir bucal. Os esperan semanas de amargura.

Àlex_Ribes

Segueix-me a:

logotw  Twitter @blogsocietat 

Unknown Facebook

Llibre a la venda en FNACLa casa del llibreAmazon o Laie només per 17 euros. 

poster

Advertisements