Cuando te sientes “caninno”

inno

Estimado, o no:

Qué exaltado te veo. Relájate un poco, hombre. Quizás necesites una buena sesión de “innosis”. Si la “innosis” sirve para dejar de fumar es posible que también te apacigüe esos nervios y esa indignación. ¡Que aún te quedan por ver muchos goles del Madrid en fuera de juego! No es cuestión de que te dé un jamacuco y te pierdas una patada de Casemiro sin tarjeta.

Además, tienes una salud envidiable. Al menos por lo que respecta a tu capacidad auditiva. Yo diría que posees un oído “caninno”. ¿Sabes que los perros pueden escuchar sonidos a un nivel bajo aunque se produzcan a 25 metros o más? Su oído registra hasta 35.000 vibraciones por segundo, estando cuatro veces más evolucionado que el nuestro. De hecho, su alcance auditivo es de 10 a 50KHz, siendo el de las personas de 16 a 20KHz. Y es que los perros cuentan con diecisiete músculos en cada oreja, frente a los nueve de los oídos humanos. Digo esto porque es maravilloso que hayas sido capaz de oír que solamente los aficionados del Barça silbaron el “inno”. Supongo que los del Alavés estuvieron todos perfectamente callados y con la mano en el pecho mientras sonaba el precioso “inno” español. Si no, me resulta impensable esa extraordinaria capacidad “caninna” que has demostrado. Y más teniendo en cuenta que procede del país en el que Kiko Rivera es DJ y Jesulín de Ubrique publica discos. Por cierto, ¿sabes que los perros mueven el rabo a una velocidad impresionante? No sé si cuentas también con esa habilidad.

Cambiando de tema, mira lo que dice la Fundación Internacional de Derechos Humanos:

derechos humanos

Libertad de expresión… Rechazo… Formas pacíficas y democráticas… Derecho… Ya sé que son palabras que en España resultan tan extrañas como la declaración de la Renta de Florentino Pérez pero estaría bien que nos acostumbráramos todos a ellas. Silbar consiste en emitir un sonido agudo con los labios. Si tu silbido se suma al de otras personas, el estruendo puede ser espectacular. Y, te lo creas o no, las personas no suelen silbar con la potencia con la que se silbó ayer. Debe haber cierta indignación detrás. Y si pusierais más empeño en saber el porqué y en empatizar con sus derechos, que en haceros los finolis y en mostraros tan orgullosos con la geolocalización de vuestro nacimientos, quizás el conflicto no habría llegado hasta aquí. Mientras unos silban contra las injusticias otros se ven beneficiados por ellas. Si quieres te lo digo utilizando ultrasonidos, a riesgo de que todos los perros del barrio se pongan a ladrar.

Àlex_Ribes

Segueix-me a:

logotw  Twitter @blogsocietat 

Unknown Facebook

Llibre a la venda en FNACLa casa del llibreAmazon o Laie només per 17 euros. 

poster

Anuncis