Coherencia española

jose

jose2

Estimado, o no:

Uno de los principales retos a los que nos enfrentamos los adultos es mantener la coherencia. Por ejemplo, a un hijo no le puedes exigir que no beba alcohol si tú te has convertido en un gin tonic con piernas que tiene el peligro añadido de que, cuando te incineren, te conviertas en el primer cóctel Molotov póstumo. Eso no es coherente. Si a un hijo se le exige control etílico, el único alcohol que debería llevar encima el padre es el de la colonia. Ya sé que también existe la posibilidad de ser un poco cabroncete y exigir a los demás lo que no haces tú. Pues sí, efectivamente, entonces eres un cabroncete. ¿Y qué se hace en este país con los cabroncetes? Pues muchas veces se les premia. Es coherente con su historia. ¿Quieres un ejemplo? El 13 de julio de 1910, Franco ingresó formalmente en el cuerpo de oficiales del ejército como alférez con el número 251 de los 312 cadetes de su promoción que se llegaron a graduar. Supongo que recordarás lo que sucedió después. No ganó ningún talent show, si es eso lo que te imaginas, pero su herencia perdura.

Otro ejemplo de coherencia en España: el fiscal jefe de Anticorrupción es propietario de parte de una empresa en un paraíso fiscal (nunca mejor dicho). Coherencia. Si eres fiscal debes buscar paraísos fiscales, con pulsera de barra libre como en esos resorts caribeños. Repito: coherencia.

Es coherente también que Rajoy sea monolingüe. Si es monodiscurso, monolítico y muy mono (me pirro por su sonrisa de Minion) es normal que no tenga el más mínimo interés en abrirse al mundo. Ya sé que después en las cumbres internacionales se aburre más que Soraya SS en una convención de albóndigas (gracias, Cotarelo) pero es coherente. Una nación, una Constitución, una lengua, un uno en la quiniela cuando juega el Madrid en casa… Es coherente. Por eso camina cuando corre o corre cuando camina… o algo así.

Más ejemplos: algunos de los que gritan “puta Cataluña” en los campos de fútbol se quejan si les silbas el himno. Coherencia. Cuando uno es un intolerante, lo es siempre. No hay calendarios, ni horarios. Mis derechos son tus obligaciones y mis obligaciones… también son las tuyas. Coherencia.

Tú también eres coherente. Una sola ceja. Me encanta. ¿Para qué tener dos cejas si una puede ser más larga o más gruesa que la otra y romper así la belleza de la simetría? Pues nada: una sola ceja y problema solucionado. Eso sí, otro día hablaremos de la concordancia entre el sujeto y el predicado de tu cariñoso tuit. Es como decir: Shin Chan te felicitaron por tu ceja. Que no digo que la enhorabuena sea merecida, pero algo falla en el verbo (y en los procesos masculinos de depilación, todo sea dicho de paso). De analizar tu perfil biográfico y tus objetivos vitales prefiero que se encarguen las mujeres que lean esta carta. Bueno, al menos tu nivel de castellano es coherente con tu nivel de inglés. 

Àlex_Ribes

Segueix-me a:

logotw  Twitter @blogsocietat 

Unknown Facebook

Llibre a la venda en FNACLa casa del llibreAmazon o Laie només per 17 euros. 

poster

Anuncis