La Secta de los Cabreados

maria dolores

Estimada, o no:

Cada día me lo paso mejor con los mensajes que leo en las redes sociales. En tu caso se trata de los que le has enviado a Gabriel Rufián pero podrían haber sido dirigidos a cualquier otra persona que no coincida con tus pensamientos. Llámalos pensamientos… exabruptos… cosas que te pasan por la cabeza como pasa una mosca por encima de un excremento veraniego en el campo con el sonido de una chicharra de fondo… ¡Bienvenido verano!

Sois la Secta de los Cabreados, un grupo de personas con un objetivo común: adorar al Dios del Odio. Vivís con un monstruo interior que lo único que puede comportar es acidez de estómago, desaparición de la libido, anhedonia y, sobre todo, una cara de mala hostia sólo comparable a la de Fernández-Díaz en el lavabo después de una semana de estreñimiento.

Digo que me lo paso muy bien con vuestros mensajes porque me recuerdan cada día que es necesario hacer un reset y crear una nueva sociedad. Además son divertidos. Por ejemplo: llamas a Rufián “Maknacido” y después rectificas y le llamas “Malnacido”. La pregunta es obvia: ¿te ha dicho alguien que en los modernos procesadores de texto del siglo XXI existe un botón para borrar letras? Lo digo porque ni los móviles, ni los ordenadores, son máquinas de escribir del siglo XX. ¿Has visto el carrete de tinta alguna vez en un smartphone? Pues eso. Sin embargo, creo que cambiando la k por una c, Apple podría robarte la idea para una campaña publicitaria: “MACNACIDO”.

Por otra parte, os he de agradecer el hecho de que me ayudáis a ver aquello en lo que no me quiero convertir. Yo quiero ser un ancianete divertido, alegre y que en mi lápida no diga: “fue un tipo permanentemente cabreado que regaló mala hostia a todo el que le conoció por culpa de un militar bajito, con voz de Minion pasada por autotune, cuyo mayor legado a la infamia universal, además de los muertos que ocasionó y de las torturas que promovió, fue la supuesta unidad de España”. Sí, ya lo sé… no es una lápida, sino un mural. Pero creo que ha quedado claro que no quiero ser como vosotros. Quiero vivir relajado y en armonía hasta con la discrepancia.

Por este motivo, te propongo algunas técnicas de relajación. España no necesita una Secta de Cabreados, sino personas emocionalmente inteligentes, creativas, relajadas y, sobre todo, que follen bien (no sólo con intereses reproductivos, sino también lúdico-festivos).

Primera técnica de relajación:

Escribe diez agradecimientos del día para que conectes con lo positivo que te ha sucedido. Evita expresiones tipo “maknacido, hijo de puta, qué bien me siento cuando te insulto”.

Segunda técnica de relajación:

Date un masaje de cuerpo completo a ti misma, a tus pies, pantorrillas, hombros, cuello, toda tú (si puedes hacerlo con alguna fragancia o aceite esencial de lavanda, mejor). Tócate… Tócate mucho (¿eso no era un bolero?).

Tercera técnica de relajación:

En realidad no es una técnica de relajación sino una terapia alternativa. Te propongo la orinoterapia. Es muy sencilla de realizar. Haz pipí y bébetelo. Si el sabor te resulta desagradable, le puedes poner ron, azúcar, limón, menta y hielo picado. Obtendrás un mojito muy original con el que existe la posibilidad de sorprender en las fiestas de la Secta de los Cabreados. En realidad, la orinoterapia es una técnica que se utiliza desde hace muchos años y que no sirve para nada. Como el odio, más o menos.

P.D: un último detalle. En un exceso de originalidad haces referencia al apellido de Gabriel Rufián. En cambio, no he hecho ningún chiste con tu nombre, María Dolores, relacionándolo con esa desazón interior que canalizas a través de Messenger. Supongo que es porque estoy relajado. Tengo terapia de refuerzo el 1 de octubre y, además, no consiste en beber orina. Eso sí, tampoco te extrañe que ese día desde Catalunya se oiga un grito tribal de celebración parecido a: ANEU-VOS LA MEEEEERDAAAAAA!!! En realidad es una cuarta técnica alternativa de relajación. 

Àlex_Ribes

Em pots seguir a

logotw  Twitter @blogsocietat 

Unknown Facebook

Llibre a la venda en FNACLa casa del llibreAmazon o Laie només per 17 euros. 

poster

Advertisements