Kentucky Fried Franco

sanjuan3

Estimado, o no:

Teniendo en cuenta que los geólogos y geofísicos modernos consideran que el planeta Tierra tiene unos 4470 millones de años de edad, podríamos afirmar que, efectivamente, Jordi Hurtado es más viejo que el solsticio y San Juan Bautista juntos. ¿Era ésa tu duda, no?

Quizás no venga al caso pero hay un concepto psicológico muy interesante. Se le llama sesgo cognitivo. Según la principal fuente de información de blogueros vagos como yo (léase Wikipedia), un sesgo cognitivo es “un efecto psicológico que produce una desviación en el procesamiento de lo percibido, lo que lleva a una distorsión, juicio inexacto, interpretación ilógica, o lo que se llama en términos generales irracionalidad, que se da sobre la base de la interpretación de la información disponible, aunque los datos no sean lógicos o no estén relacionados entre sí”. Traduzco: un sesgo cognitivo consiste en cagarla pensando que sabes mucho. Así de simple. O sea que, si en la cena de Navidad el cuñado te da la vara, no le digas que parece Albert Rivera, dile que tiene un sesgo cognitivo. Eso sí, si te da una hostia por pedante, contacta con Boadella para no sentirte tan solo.

De todos los sesgos cognitivos hay uno especialmente interesante. Me refiero al sesgo de falso consenso consistente en “la tendencia experimentalmente corroborada de creer que las propias opiniones, creencias, valores y hábitos están más extendidos entre el resto de la población de lo que realmente lo están”. No niego que haya creyentes que celebren la verbena en conmemoración al santo. Supongo que sí. Sin embargo, la noche de San Juan tiene un origen pagano (no es el amigo gorrón que no paga nunca, sino que hace referencia al culto a otros dioses que no es el cristiano). Se celebra con hogueras y petardos (también con cigarritos de la risa) el solsticio de verano. A partir de aquí, uno puede recordar la figura del santo cristiano o rezar a algún santo para que acaben los clásicos atascos de la tarde o para que ningún niño cabrón te ponga un petardo en el pie.

¿Te sorprenderá saber que en San Juan casi nadie celebra el Día del Pollo Franquista? De ahí viene lo del sesgo cognitivo. Que tú seas un francofollower no significa que los demás lo seamos. Te voy a poner un ejemplo. Metro. Siete de la mañana. Individuo incapacitado socialmente regala a todo el vagón la música del último hit del reggeaton de autos de choque desde su móvil de última “degeneración”. ¿Piensa este tipo que a los demás pasajeros les encanta el reggeaton? ¿Está convencido este tipejo humanoide que está haciendo un favor a la Humanidad y que tarde o temprano el vagón le aplaudirá por su generosidad sonora? Él seguramente, sí. Sin embargo, y a riesgo de equivocarme, el resto del pasaje estará intentando recordar los apuntes del colegio referentes al sistema digestivo del ser humano para imaginar el recorrido inverso que haría el móvil en el caso de podérselo meter por donde la espalda se convierte algo más metafísico. Pues bien, lo que padece el tipo del reggeaton es un error de falso consenso.

En resumen, si crees que en la mágica noche de San Juan, todo el mundo (excepto los ateos malotes) rinde culto al Kentucky Fried Franco, sólo queda decirte una cosa: desde el Big Bang el universo está en expansión. Como el cuñadismo. Lo que no sé es cuando cae el solsticio de este fenómeno social tan vigente en España.

PD: gràcies a Jordi Lozano per la captura de pantalla.

Àlex_Ribes

Em pots seguir a

logotw  Twitter @blogsocietat 

Unknown Facebook

Llibre a la venda en FNACLa casa del llibreAmazon o Laie només per 17 euros. 

poster

Anuncis