Eran uno, dos y tres, los famosos mosqueperros

dartacanpost

Estimado, o no:

Estoy contigo, José Luis, “uno para todos y todos para uno”. Yo soy muy fan de Dumas pero aún más de “D’Artacán y los tres mosqueperros”. De hecho, creo que España debería cambiar su himno por la inolvidable canción:

Eran uno, dos y tres,

los famosos mosqueperros,

el pequeño D’Artacán,

siempre va con ellos.

Amis, Pontos, Dogos son

los tres mosqueperros,

sus hazañas mas de mil,

nunca tienen fin.

Preciosa. ¿No te parece? Bueno, al menos tiene letra.

Uno para todos y todos para uno”. Qué bien nos iría a todos si tuviésemos ese eslogan como leit motiv vital:

El catalán: uno para todos y todos para uno.

El déficit fiscal: uno para todos y todos para uno.

Cubatas gratis: uno para todos y todos para Miguel Ángel Rodríguez. 

Y así, juntitos, juntitos, más unidos que los Minions en una asamblea para decidir la compra de ukeleles, viviríamos felices para siempre jamás.

D’Artacán, D’Artacán,

corriendo gran peligro.

D’Artacán, D’Artacán,

persiguen al malvado.

D’Artacán, D’Artacán,

y si esta vez fracasan pronto darán con él.

Pero a pesar de compartir contigo la misma afición por el simpático perrito espadachín, hay algo que no acabo de entender. Te leo el primer punto del artículo 155 de la sagrada e inmaculada (excepto si interviene la Merkel) Constitución del Reino de España (con embajada en Mordor):

Si una Comunidad Autónoma no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras leyes le impongan, o actuare de forma que atente gravemente al interés general de España, el Gobierno, previo requerimiento al Presidente de la Comunidad Autónoma y, en el caso de no ser atendido, con la aprobación por mayoría absoluta del Senado, podrá adoptar las medidas necesarias para obligar a aquella al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o para la protección del mencionado interés general.

¿Te lo traduzco? Ya te adelanto que la manera de obligar a pasar por el aro a los independentistas no será una maratón televisiva de D’Artacán con el fin de fomentar sus supuestos valores. Creo que tiene que ver más con la represión. Porque si el 80% de los catalanes estamos a favor de un referéndum de autodeterminación, por mucho que nos repitas eslogans de espadachines más propios de una conferencia TED de Rosa Díez que de unos perros que hablan, lo único que puede hacer el Estado es reprimir violentamente. Y así es muy difícil estar juntitos. Cuando alguien te mete el dedo en el ojo, lo último que piensas es en pedir perdón por si le has roto la uña. ¿O es que no te has dado cuenta de lo que dice la canción?

En la lucha no hay rival,

que les gane en el combate,

uno para todos y todos para uno.

Lo que quieren los mosqueperros es dar más hostias que nadie. ¿O es que viste a D’Artacán alguna vez con una urna en la mano? Por eso, aunque el perrito sea muy dulce y tierno, creo que deberías cambiar de referentes en los dibujos animados. ¿Qué tal Homer Simpson? Me gusta mucho tener ideas contradictorias porque así, aunque siempre estoy equivocado, siempre tengo la razón.

Àlex_Ribes

Em pots seguir a

Twitter @blogsocietat 

 Facebook

Llibre a la venda en FNACLa casa del llibreAmazon o Laie només per 17 euros. 

poster

Anuncis