La república coronada y otros inventos

didaclopezcuñado

Estimado, o no:

Hubiese sido divertido que los parisinos en 1789 hubiesen podido ver la película “Thelma & Louise”. Hay en este maravilloso largometraje de Ridley Scott una frase que pronuncia Brad Pitt y que siempre me ha hecho gracia. Con una pistola en la mano simula un atraco y dice: “no pierdan la cabeza y no perderán la cabeza”. Estoy esperando que Sofía Coppola haga una película sobre la toma de la Bastilla y añada este guiño anacrónico, sumado a la música de Coldplay:

I used to roll the dice,

feel the fear in my enemy’s eyes

listened as the crowd would sing.

Now the old king is dead long live the king.

Bueno, en este caso sería “long live the republic”. Y es que monarquía y república son como Apple y PC, Canon y Nikon o Fernández Díaz y humor: incompatibles. Por eso me ha hecho gracia lo de “república coronada”. Ya sé que es un concepto que aparece en artículos mesetarios y que quizás haya personas que se lo crean pero no, una república es república y una monarquía es una monarquía. Lo demás es homeopatía intelectual. Se parece a lo de los cigarrillos light: una preciosa manera de autoengañarse.

En la monarquía hay un señor o señora que gobierna gracias a que es el producto del azar espermático. No hay urnas (¡uy, qué miedo!) en el proceso de elección. En la república, sí (a no ser que sea tan bananera como una peli de los Minios. ¡¡¡Banana!!!). ¿Es una obviedad lo que acabo de escribir? ¡Como un piano! ¡Escusa! 

Ayer vi el octavo capítulo de la segunda temporada de la magnífica serie Billions. Hay una escena que me sorprendió y que aún debe estar en espera de ser suspendida por el Tribunal Constitucional.

bilions serie

Àlex_Ribes

Em pots seguir a

Twitter @blogsocietat 

 Facebook

Llibre a la venda en FNACLa casa del llibreAmazon o Laie només per 17 euros. 

poster

Anuncis