Rabia

antoniodepaco

Estimado, o no:

Veo que te quieres hacer franquiciado del fusilamiento como forma de eliminar a aquellos que no piensan como tú (bueno, quizás sería más correcto decir “a los que piensan” y punto). En España el principal franquiciador fue Franco (de ahí el nombre… o no). Le costó cerca de tres años y una guerra fratricida su política de expansión comercial pero al final se implantó durante cerca de cuarenta. Un éxito del fascist way of life. Su empresa no pudo conquistar los diferentes mercados internacionales pero la franquicia (valga la redundancia) lo petó (chiste fácil). No sé si ya has recibido un cursillo para tener el know how. Bueno, tampoco es tan difícil. Sólo se trata de ser más burro y más cabrón que nadie. “Mira, mira… un joputa rojo. Amo a vé que ti meto una bala pol tol culo”. En fin, ojalá Franco hubiese implantado una franquicia de clínicas dentales. Por lo menos los fachas se atreverían a sonreír más a menudo.

De todas formas, si te acostumbras a fusilar a todos aquellos que no te caen bien, piensa (inténtalo) que la población mundial a las 10:12 de hoy 13 de julio de 2017 es de 7.534.289.276 personas (de las cuales 7.534.289.275 están buscando hotel en Barcelona… o al menos, es lo que parece). Esto provoca que la posibilidad de que al menos la mitad de la población mundial te caiga mal es muy grande. De hecho, es posible que si eres un narcisista, te caigan mal todos menos tú (aunque vista tu foto de perfil, así… tan feliz, tampoco descarto esto último). Sin querer deprimirte por la tarea que tienes por delante, te has de poner manos a la obra ya. Inscríbete en el Registro Mercantil, arregla los papeles con la Seguridad Social, la Agencia Tributaria… bueno, lo clásico. Tendrás que contratar a alguien. No será fácil. Hay mucho bruto y cabrón pero afortunadamente no se ofrecen en LinkedIn. Una vez lo tengas todo preparado, deberás elaborar un plan estratégico. Ya sé que te molaría empezar por los independentistas pero, ¿por qué no empiezas por la comunidad internacional? Así no tendrás a nadie que te critique. A partir de ahí… pues nada… haz que desaparezcan de tu vida todas aquellas personas que son mejores que tú: las que tienen estudios, las que han viajado lo suficiente como para no padecer ombligocentrismo, las que son conscientes de que España como país y como sociedad tiene defectos, las que saben diferenciar el bien del mal, las que no necesitan ponerse unos tirantes con la bandera de España para encontrar su lugar en el mundo, las que no desean la muerte a los demás, las que tienen un pensamiento tan evolucionado que al menos saben que el refrán dice “muerto el perro, se acabó la rabia”… Te quedarás solo. Y cuando estés solo, cuando estés rodeado de un paisaje sin nadie a quien odiar, cuando ya tu vida no tenga sentido porque te falta aquello que ha provocado ciertas sinapsis en tu cerebro, entonces será el momento de hacerte un selfie. ¿Se entiende lo que no digo?

Nota de l’autor: gràcies a Xavi Solé per la captura de pantalla.

Àlex_Ribes

Em pots seguir a

Twitter @blogsocietat 

 Facebook

Llibre a la venda en FNACLa casa del llibreAmazon o Laie només per 17 euros. 

poster

Anuncis