El guaperas de la caverna @jg_dominguez

garciadominguez

Estimado, o no:

Me he quedado anonadado, alucinado, presa del síndrome de Stendhal ante tu singular belleza. ¡Qué ojuelos traviesos! ¡Qué manera tan elegante de deshacerte el nudo de la corbata! ¡Qué modo tan carismático de mirar por encima de las gafas, como diciendo: ¿me veis bonitas? Soy yo, vuestro sociólogo juguetón! Que tiemblen los galanes de Hollywood: Hugh Jackman, Gerard Butler, Ryan Gosling… De hecho, te veo protagonizando la secuela de “La, la, land”. Quizás haciendo de abuela de Emma Stone, pero estoy seguro de que te encontrarían un hueco.

Resulta curioso pero es frecuente que una horda de tíos feorros llenen Twitter de frases de macho alfa pensándose que ellos son la quintaesencia de la belleza masculina. En vez de tabletas de chocolate en sus abdominales tienen embarazos de cincuenta meses y su atractivo está tan distraído que siempre les pilla haciéndose un ridículo selfie en el lavabo, con el rollo de papel higiénico a sus espaldas. Qué le vamos a hacer, los criterios para establecer lo que es bello siempre son subjetivos, pero alguien debería escribir un libro sobre aquellos momentos en los que nos deberíamos guardar el móvil.

Dijo Antoine de Saint-Exupéry en su inmortal libro “El Principito” que lo esencial es invisible a los ojos. No pensó que al narcisismo no le importa lo esencial, sino lo aparente y que hay hostias por nadar en la superficie, por juzgar a los demás en base a su físico y por convertir el culto al cuerpo en una nueva fe sectaria. La lista de grandes genios poco agraciados por su aspecto físico es enorme, tanto como lo lista de narcisistas feos con la vocación de creerse especiales. En la mitología griega, Narciso se ahogó por enamorarse de su propia imagen. Hoy la diosa Némesis a los Narcisos de la postmodernidad , y como venganza, les suele regalar la vergüenza de un tuit leído por cientos de personas que se ríen, no con ellos, sino de ellos.

En fin, García Domínguez, si el argumento contra el independentismo es que Junqueras está gordo es que ya hemos ganado. Y es que, discursos tan bajos de tono como el tuyo, me recuerdan a un monólogo de Mark Renton en Trainspotting:

Algunos odian a los ingleses, yo no. Sólo son soplapollas. Estamos colonizados por unos soplapollas. Ni siquiera encontramos una cultura decente que nos colonice. Estamos gobernados por unos gilipollas”.

Nota de l’autor: gràcias a Jaume @Yeagov_CAT pel tuit

nou final

Pots seguir el BLOG SOCIETAT ANÒNIMA a:

logotw Twitter @blogsocietat 

UnknownFacebook

tumbñTumblr

Anuncis