To shit or not to shit. That is the question

ricardo

Estimado, o no:

Hay gente rarita en el mundo. Te lo digo en serio. Hay personas que tienen unas aficiones tan extrañas que convierten las vidas ajenas en algo aburrido y anodino. No las critico, entre otras razones porque así me ayudan a soportar con más dignidad mis rarezas. Por ejemplo, Manfred S. Rothstein es un dermatólogo de Carolina del Norte que tiene 675 rascadores de espalda de 71 países diferentes. Claro, lo primero que te preguntas es: ¿tanto le pica la espalda? ¿No debería ir al dermatólogo? Un momento: ¡él es dermatólogo! Quizás se le ha formado en su espalda una civilización de moho que se podría utilizar como musgo para el belén navideño. En fin, al menos tiene 675 oportunidades de rascarse con elegancia.

¿Quieres más gente rarita? Lisa Courtney del Reino Unido obtuvo el récord oficial de 14.410 artículos de Pokemon distintos en 2010, pero ahora tiene más de 16.000. Con el Pokemon Go ha debido entrar en éxtasis. Estoy seguro de que estará más excitada que Cristiano Ronaldo en la casa de los espejos.

Eso sí, de todas las aficiones bizarras que he visto a lo largo de mi vida, jamás hubiera sospechado que había alguien interesado en el olor de los excrementos de los catalanes. Es lo último que me faltaba por ver. Pues siento decepcionarte pero puedo adelantarte, sin haber hecho un estudio de campo, que las evacuaciones de los catalanes huelen más o menos igual que los excrementos de Felipe uve palito, por poner un ejemplo. La única diferencia es que no tienen ADN borbónico que, visto lo tarados que han estado algunos miembros de esa familia, genera una cierta sensación de tranquilidad. Poca broma: Felipe V tenía ataques de locura en los que alucinaba, afirmando que estaba muerto y se mordía los antebrazos. Pues sí, nos colonizó un personaje salido de un cruce de la mente de Karlos Arguiñano y de Jaume Balagueró.

Volviendo al tema escatológico que nos ocupa, debo informarte que los catalanes no contemplamos que con la creación de una nueva república catalana nuestras heces olerán mejor. Esto no viene ni en el libro de Xavier Sala-Martín, ni en el de Ramón Cotarelo. De hecho, el olor de los excrementos ha quedado fuera del debate parlamentario. Ni siquiera Xavier García-Albiol, en sus chistes que sólo entiende él, ha mencionado jamás que la mierda catalana olerá como la española. Tampoco ha hablado de la unidad en la mierda de todos los españoles, ni del destino universal de la evacuaciones. No sé si ha sido por una falta de olfato político o porque buscar un signo identitario en los aromas de unos excrementos sería excesivamente audaz para el unionista. Bueno, de los creadores de la “mayoría silenciosa” todo es posible.

En definitiva, quiero tranquilizarte ya que la demofobia del estado español no ha producido grandes cambios en la calidad aromática de nuestras heces. Cagar, lo que se dice cagar, cagamos bien. La cantidad necesaria, con la textura adecuada y siempre preparados para la próxima vez que nos sentemos en el único trono que encontramos útil. Por otra parte, si nos apuntamos en una web para manifestarnos cada once de septiembre, tampoco te extrañe que hagamos una quedada multitudinaria para cagarnos sincrónicamente en aquello que sea menester. Ganas, te puedo asegurar, no nos faltan. Ya lo dijo el cantautor: si ens caguem tots ben fort en ells, segur que tomba, tomba, tomba i ens podrem alliberar. Lo que unió Felipe V, lo puede separar una buena montaña de excrementos. Una imagen preciosa como colofón de la transición.

nou final

Pots seguir el BLOG SOCIETAT ANÒNIMA a:

logotw Twitter @blogsocietat 

UnknownFacebook

tumbñTumblr

Anuncis