Los soldaditos de Julio Iglesias

begoña

Estimada, o no:

¡No me pegues estos sustos, por favor! Por un momento he pensado que decías que estábamos en una ecografía. Ya te iba a enviar una muestra de ADN para demostrarte que yo no había sido. Siempre pongo mucha atención en el lugar al que van a parar mis soldaditos. Sólo me faltaba dejar embarazada a España. ¡Un catalán! Bueno… ¡¡¡un catalán indepe!!! Imagínate el escándalo. Ya veo el titular del ABC: un independentista viola a España, la deja embarazada y después se desentiende del retoño por ir a votar. Deja, deja… Además, todos sabemos que en el caso de vivir en una ecografía, el padre sería Julio Iglesias. De eso no te quepa la menor duda.

Una vez deshecho el malentendido, déjame que analice tu indignación. Dices que esto es España y que todo tiene que estar en “español” y en catalán. Para empezar, creo que te refieres al castellano. Si tienes un momento, entre indignación e indignación, léete ese librito llamado Constitución. Es una especie de manual de instrucciones de este país aún por montar como un mueble del IKEA. En el artículo 3 dice que “el castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla”. Dice también que “las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas de acuerdo con sus Estatutos”. Pero lo más bonito viene al final: “la riqueza de las distintas modalidades lingüísticas de España es un patrimonio cultural que será objeto de especial respeto y protección”. En resumen, no existe el español como lengua sino el castellano (al menos en la sacrosanta Constitución), el catalán es oficial en Catalunya y, como las lenguas constituyen un patrimonio cultural, serán objeto de especial respeto y protección. ¿Correcto? Pues… ahora que no nos oye nadie, te lo digo de buen rollete: ¿qué tal si te compras un diccionario? Es que, sin que sirva de precedente, estoy de acuerdo con la Constitución: las lenguas merecen un especial respeto y protección. Todas las lenguas pero, sobre todo, las que están en inferioridad estructural. Estaría muy bien quejarse de la presencia del castellano en Catalunya si éste estuviera en inferioridad pero la realidad demuestra que no es así. Por mucho que te hayan llenado la cabeza los de siempre con su política ficción, el castellano no está amenazado en Catalunya. Tranquila. Don’t panic. Su presencia en los medios de comunicación es masiva, las librerías están abarrotadas de libro en castellano, se oye castellano en todos los rincones de la geografía catalana, todos los niños saben hablar en castellano, los inmigrantes no suelen aprender catalán como primera lengua y uno de los pocos lugares en los que el castellano no es predominante (o avasallador, según lo veas) es en la escuela. ¿Por qué? Porque la inmersión lingüística ha sido un éxito y porque es la única manera de que el catalán no se pierda frente a esa lengua tan omnipresente que es el castellano. Te lo voy a explicar con un dibujo. ¿Ves la diferencia entre equidad e igualdad?

igualdad-vs-equidad

Pues eso es lo que intenta el sistema educativo en catalán y la sociedad catalana en general. Y eso es lo que cualquier sociedad del bienestar intenta con los colectivos desfavorecidos y por eso el sistema tributario recae de diferente manera sobre los ricos y los pobres o por eso hay leyes que intentan corregir las desigualdades entre hombres y mujeres. A partir de aquí, se puede discutir mucho. Lo cierto es que las habilidades lingüísticas en castellano de los niños catalanes son similares a otros de comunidades monolingües. Mírate los informes PISA, por ejemplo.

Pero, volviendo al tema principal, creo que el castellano merece un respeto y una consideración, especialmente si no se impone y si funciona como complemento en una comunidad bilingüe y no como una especie de lengua “Arquímedes”. Ya sabes: toda lengua mayoritaria sumergida en una comunidad bilingüe experimenta un empuje vertical y hacia arriba igual a la lengua minoritaria desalojada. Pues ese principio que me acabo de inventar es lo que quieren partidos como el PP o Ciudadanos. No me preguntes por qué. ¿Estrategia electoral? ¿Ideología? En todo caso, amemos el castellano. Estimem i protegim el català. Fem-lo servir de la millor manera. Utilicemos también el castellano lo mejor que podamos. Conozcamos su rico léxico. Y, sobre todo, entendamos la diferencia entre democracia y demografía. Ya sé que empiezan igual pero esto es un poco como las relaciones sexuales: lo importante no es cómo empiezan, sino cómo acaban. Que se lo digan a Julio Iglesias y a sus soldaditos.

nou final

Pots seguir el BLOG SOCIETAT ANÒNIMA a:

logotw Twitter @blogsocietat 

UnknownFacebook

tumbñTumblr

Anuncis