Habla, perro. Habla

perrohablador

Estimados, o no, miembros de la Asociación 4 Patas:

¡Felicidades! En serio. ¡Mi más sinceras felicitaciones! Hay que daros el “Hablo con los chuchos Award” durante las próximas veinte ediciones. Habéis conseguido entrevistar por primera vez a un perro. Y no es un perro cualquiera, se trata de un perro policía. ¡Bravo! Un perro patriótico, defensor de la ley y el orden, capaz de ladrar el “Viva España” con más dicción que Alfonso Guerra (bueno, tampoco es tan difícil) y siempre dispuesto a morder donde haga falta, ya sea la pierna de un militante de Podemos o los brazos de un independentista.

Aún no sé si el perro habla en la lengua de Cervantes o es que entendéis el lenguaje de los ladridos. En todo caso, imagino que se trata de un can especialmente espabilado. No sería el Álvaro Ojeda de los perros, por decirlo en pocas palabras. Visto cómo se han comportado algunos policías en Catalunya quizás lo correcto sería que este perro se incorporara inmediatamente al CNI. La lástima es que el referéndum de autodeterminación ya se ha hecho. Con su potente olfato podría haber descubierto dónde estaban las urnas y las papeletas. Ahora su inteligencia le podría llevar, no sólo a compartir sus habilidades intelectuales con los servicios de inteligencia españoles, sino a hacer de traductor de los antidisturbios que ladraban el domingo en los colegios electorales.

Pero el principal motivo de esta carta es, sobre todo, solidarizarme con el can. Comparto lo que ha escrito vuestro amiguito peludo en la página de Facebook de vuestra asociación:

“Yo no entiendo que está pasando en Catalunya, pero sé , qué mi mami y mi papi siempre están a mi lado pase lo que pase, aunque que reconozco que soy un poco granujilla y un poco travieso, Lo que no entiendo pq algunos no les gusta mi presencia, puede ser pq soy un ex-policía jubilado? Pq soy Gallego y catalán? O por el uniforme qué llevaba mi compañero qué me enseňo todo lo que sé? Hace 2 años qué vivo en Catalunya con mi mami y mi papi disfrutando de mi jubilación… Soy joven y me encanta jugar con mi pelota, me voy a todos los sitios con ellos..yo entiendo lo que está bien y lo que está mal, se cuando están alegres o tristes, yo no entiendo lo que está pasando, lo único que sé, que tenía que ir aun lugar y ahora no quieren que vaya, no se si es por mi ex trabajo,o por el uniforme de quien me educó. Yo no entiendo lo qué esta pasando en Catalunya, solo soy un perro”.

Joder, qué historia más triste. Un kleenex, por favor. Pobre perro. ¿Le habéis dado ya un poco de Prozac con un cuenco de leche? ¿Dice que está jubilado? ¡Llevadle inmediatamente a algún viaje del Imserso, por Dios! Quizás conozca a una perrita policía y tengan perritos policía que eleven sus orejitas cuando vean un ejemplar de la Constitución. No tardéis. Hay polis jubilados con muy mala hostia.

No sé si tenéis previsto entrevistar a más perros. Pensad que podéis explotar vuestros talentos lingüísticos para futuros proyectos. Y es que las preguntas que se pueden hacer a los perros nos permitirían averiguar muchas cosas sobre qué piensan o sienten. Por ejemplo, estoy muy intrigado en por qué cuando los perros se conocen, lo primero que hacen es olerse el culo. No me parece la mejor manera de empezar una relación sentimental. Yo, al menos, me esperaría a la segunda cita.

nou final

Pots seguir el BLOG SOCIETAT ANÒNIMA a:

logotw Twitter @blogsocietat 

UnknownFacebook

tumbñTumblr

Anuncis