Ponme un tanque pero que sea de cerveza

tanques1

La cosa funciona así: es una neurona adormilada que está en el sofá llena de prejuicios y piensa ¿y si miro lo que dan por TV3 para confirmar que los catalufos son muy catalufos y mucho catalufos? Una de sus dendritas afirma: ¡pero si está en catalán y nosotras vivimos en Villarriba de los conejos! ¡No nos enteraremos de nada! Da igual, responde otra dendrita, con cierta curiosidad. Y la neurona coge el mando a distancia y pone TV3. ¡Hostias!, dirá la dendrita intelectual. Mira lo que pone en el rótulo: “decenas de tanques rodean el Museo de Lleida. Bueno, bueno, bueno… ya está TV3 manipulando. Pues mira, voy a capturar la imagen y a ponerla en Twitter. Se van a enterar estos”.

Entonces, la neurona adormilada y catalanófoba agarra el móvil con indignación, ira y, sobre todo, ignorancia y escribe: “”según TV3 decenas de tanques rodean el Museo de Lleida”. Y para hacerse el gracioso busca el emoji pensativo, como diciendo, a mí no me la pegáis, catalufos de TV3, que yo soy una neurona de mundo, con pensamiento crítico y capacidad para adivinar las intenciones del contrario. Y aunque viva en Villarriba de los conejos sé que me la estáis intentando colar.

Y Twitter empieza a moverse. Acuden otras neuronas oliendo sangre. ¡Joder, con los catalufos! ¡Ya está TV3 otra vez, como cada día! Que sí, que yo vivo en Carraspundia de los nabos, provincia de Mordolandia, y veo TV3 cada día. No me entero de na pero la veo cada día porque soy una neurona de mundo, con pensamiento crítico y capacidad para adivinar las intenciones del contrario. Y después de esta segunda neurona, llegan otras con más dendritas llenas de catalanofobia:

tanques2

tanques3

Y una neurona con un palillo en la boca que está anclada a la barra bebiendo zumo de cebada como quien bebe cerveza (o al revés), aburrida, porque tiene menos conversación que una ameba en una reunión de Tuppersex, coge el móvil para pasar el rato con Twitter y entonces lee “decenas de tanques rodean el Museo de Lleida”. A lo que se suma un emoji pensativo, como diciendo, a mí no me la pegáis, catalufos de TV3, que yo soy una neurona de mundo, con pensamiento crítico y capacidad para adivinar las intenciones del contrario. Y esta neurona lo interioriza. Coloca entonces su pensamiento crítico en la mejor vitrina del Museo Personal de Catalanofobia. Y llega la comida de Navidad. Y en ese momento en el que en la panza neuronal los carajillos se mezclan con el turrón y éste con el pavo, los entremeses y el tercer gin tonic, lo suelta: en TV3 el otro día, cuando lo de Sixena, dijeron que los tanques rodeaban el Museo. Y las otras neuronas se suman a la fiesta. Y crece la indignación. Y si hay suerte, sólo si hay suerte, el sobrinito o la sobrinita que acabaron el Bachillerato en Catalunya dirán “os estáis equivocando. Tanca en castellano significa valla. El plural de tanca es tanques. Por lo tanto, la frase dice que decenas de vallas rodean el Museo de Lleida”. Entonces se hará el silencio y una neurona dirá que Pusdemong ha huido a Bélgica, otra que ya les está bien esto del 155 y otra que Rajoy es muy presidente y mucho presidente. Y aquí paz y después… mucha cerveza para celebrar que vivimos en el país más surrealista del mundo. Ponme un tanque pero que sea de cerveza.

nou final

Pots seguir el BLOG SOCIETAT ANÒNIMA a:

logotw Twitter @blogsocietat 

UnknownFacebook

tumbñTumblr

Anuncis