Soy catalán. No soy catalufo

anitafulmarus

Las Fulmarus son aves marinas que viven cerca de los océanos. Tienen el plumaje gris y blanco y su pico es amarillo. Su aspecto es similar al Albatros (el ave que forma parte del logo del PP, por cierto). Ambas aves se alimentan de peces y entrañas. Lo curioso del pájaro es que, cuando los polluelos de Fulmarus se sienten en peligro, proyectan un vómito maloliente. Los adultos, por su parte, escupen sus líquidos gástricos sobre los intrusos. Convierten todo en la fiesta del pesturrio más infame.

Desconozco la psicología de las Fulmarus. Sin embargo, creo que se parecen a algunos humanos. Y es que hay personas que cuando se sienten atacadas, vomitan. Puede ser bilis mezclada con saliva o tuits escritos sin pensar pero hay algo que estas personas comparten con la psicología de las Fulmarus: no parece que les afecte el hedor de sus vómitos. Porque ésa es una de las cuestiones que me intrigan de esas aves. De acuerdo, expulsan un líquido maloliente pero, ¿no son alcanzadas ellas también por ese olor nauseabundo? Quizás, no. Quizás son muy sensibles ante olores ajenos pero no son conscientes de lo que proyectan ellas. ¿No son así los racistas? Los racistas hacen del mundo un lugar muy pequeñito basado en estereotipos, prejuicios y marginación. Este planeta se transforma en una dialéctica nosotros versus ellos, en el que el nosotros es un cajón en el que se rechaza todo aquello que no se comprende y se llena con pensamientos más o menos superficiales que responden a determinados apriorismos. Así, los racistas siempre son los demás; los que insultan siempre son los demás; los que etiquetan, categorizan y denigran siempre son los demás.

Soy catalán, no soy catalufo. No me gusta que me vuelquen sobre mí ningún calificativo peyorativo por el hecho de ser catalán. Y no me gusta que a nadie se le llame maricón, ni bollera, ni moro, ni panchito, ni negrata… No quiero vivir en una sociedad en la que las banderas o las creencias desactiven cualquier opción de humanidad, en la que el nosotros versus ellos suponga la coartada de la marginación y en la que se permita que se normalicen los insultos. Basta ya con lo de catalufo. ¡Basta ya! Estás insultando a millones de personas. Millones. ¡Basta ya de esta permanente ignominia! ¡Basta ya de estas actitudes lamentables! ¡Basta ya de Fulmarus rojigualdas!

nou final

Pots seguir el BLOG SOCIETAT ANÒNIMA a:

logotw Twitter @blogsocietat 

UnknownFacebook

tumbñTumblr

Anuncis